La fabulosa historia de los Pelayos

Sigue a El Blog Salmón

Los Pelayos

Hace unos años, en una compra por impulso, adquirí una edición de bolsillo de La fabulosa historia de los Pelayos, precisamente la obra en la que se basa la película Los Pelayos, recientemente estrenada. Cuando lo leí en su momento no me causó un gran entusiasmo. Sin embargo, la película me ha hecho volver a releerlo y creo que, manteniendo una valoración baja, del mismo se pueden extraer una serie de mensajes interesantes. Obviamente, y ése es el motivo de dedicarle este comentario o crítica en un blog de la naturaleza de de EBS, me refiero a mensajes de contenido económico.

¿Vinculado a la economía, dirán algunos? Mucho: el libro nos habla de iniciativas empresariales, de gestión de equipos, de sistemas productivos, aborda el sector del juego en sus vertientes de realidad empresarial y de opción profesional, cuenta con interesantes analogías con el mundo de las inversiones financieras, etc. Si todo esto os resulta interesante os invito a seguir leyendo el post.

Respecto a los hechos que narra creo que son bastante conocidos, así que apenas le dedicaré tiempo. Se basa en la historia de un clan familiar, los Garcia Pelayo que, en en los 90 deciden dedicarse profesionalmente al juego en los casino, concretamente a la ruleta. Basándose en un estudio estadístico de los resultados de cada ruleta individual detectan aquellas que, por motivos físicos, arrojan resultados en los que determinados números se disparan más allá del azar.

Armados con este sistema, la flotilla de los Garcia Pelayo recorren un buen número de países, obteniendo interesantes resultados financieros. Eso si, dicho éxito sembró las semillas que supusieron el fin de su aventura en los casinos, que no en el sector del juego: tras su paso por las quinielas, desembarcaron en el poker, siendo pioneros en la participación en partidas vía internet.

A continuación os desgrano los puntos que considero destacables en términos económico-financieros:

  • El sistema es fundamental. Estamos hablando de un sistema sólido, al que hay que aferrarse como una lapa, pero que debe ser validado constantemente, retroalimentado con los resultados y pulido. No hay margen para los instintos, las corazonadas, o las supersticiones. ¿Estoy hablando del juego? Si, y de cualquier proyecto empresarial o vital.
  • El libro insinúa que, curiosamente, las condiciones físicas hacían que determinadas ruletas estuviesen sesgadas hacia números distintos a los considerados “buenos” por los jugadores profesionales. ¿Os resulta curioso este “azar”?
  • Si el sistema es la base, el esqueleto, es necesario el músculo financiero para poder aguantar el tirón, la inversión. Para ello los Garcia Pelayo establecieron estrategias de Money Management. Los inversores bursátiles, los gestores financieros, seguro que saben a que se referían en este punto.
  • Es fundamental contar con un equipo cohesionado, compensado y al que se inocule el optimismo y la fe. Pero debemos ser conscientes que las dinámicas personales de cada uno tarde o temprano llevaran a una disolución del mismo, por lo que hay que tener preparadas estrategias para reemplazar o compensar las bajas (colaboradores externos, socios puntuales, etc).
  • Resulta muy interesante la fauna que discurre por los casinos, especialmente los prestamistas y los secretarios (auxiliares de los jugadores).
  • Ojalá alguien me explicase el bajo nivel retributivo de los profesionales empleados de los casinos. Creo que sus empresas, con su actuación, están creando puntos débiles en sus propios organigramas.
  • Así como el éxito de estos jugadores profesionales descansa en parte en la colaboración de un amplio equipo, la defensa de los casinos frente a los mismos se basa en buena medida también en la colaboración y comunicación entre ellos a nivel mundial.
  • A estos efectos, los programas de fidelización de los grandes jugadores profesionales, que hemos visto en numerosas series y películas, no dejan de tener su vertiente de identificación y ampliación del conocimiento de un adversario del casino.
  • Es muy interesante la visión que, sin profundizar, da de los distintos marcos legales a nivel mundial a la hora de acceder a un casino. Para ser un sector sumamente regulado en todas partes, resulta curioso como en los países más intervencionistas los casinos se saltan la ley a las primeras de cambio, sabiendo que el tiempo es oro, y que aunque luego sean condenados no pasa nada, entre otras cosas por la poca consideración social del jugador.
  • Precisamente en el libro subyace el mensaje de que los mejores sectores, los terrenos más propicios, son los sectores alegales, los desregulados, el filo de la navaja.
  • En ningún momento se habla de temas fiscales (fundamental cuando hablamos de inversiones). Cada uno que extraiga sus conclusiones. Me temo que hoy por hoy no resulta tan fácil el obviar estos temas. Los casinos están muchos más “obligados” a comunicar información, la cooperación internacional es mayor, y, las facilidades para mover dinero en efectivo mucho menores.

En todo caso, creo que la lectura correcta de la obra es que, el negocio no esta en la fiebre de oro del juego que ha invadido a un buen número de españoles. El verdadero negocio descansa en la venta de picos y palas, que es lo que acabaron haciendo los Garcia Pelayo. El libro y la propia película no dejan de ser una herramienta de promoción de este negocio, donde creo que han hecho un pleno. Ojalá más de un aspirante a jugador profesional se diese cuenta de ello.

Por lo demás, la lectura del libro es algo confusa, al estar redactado por dos autores, padre e hijo, que alternan la narración usando la primera persona, no quedando claro en cada momento quien habla en cada momento. Si se obvía este detalle, algunas bajadas de ritmo, y la escasa calidad literaria del mismo, es una opción interesante para los neófitos en este mundillo que quieran ir más allá.

¡Hagan juego!


Más información | Microsiervos
En El Blog Salmón | Póker y trading, actividades paralelas, PartyGaming, el negocio del póker

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios