Sigue a El Blog Salmón

ND

El libro que hoy os voy a recomendar ha sido escrito desde un lugar muy alejado de mi ideología o visión de las cosas. Precisamente ese es el motivo que me llevó a leerlo. Tengo la costumbre de acceder a fuentes de un espectro muy amplio: me sirve para contrastar mis ideas, y en muchas ocasiones para reforzarlas (cómo ha pasado con está, que ha sido una suerte de vacuna ante delirios intervencionistas). Me estoy refiriendo a La llegada del Nuevo Trato (La Era de Roosevelt, vol. II, 1993-1935), de Arthur M. Schlesinger.

Se trata del segundo de los tres volumenes que el historiador Schlesinger dedicó a la era Roosevelt (FDR), desde 1919 a 1936 (curioso que no hubiese un cuartovolumen bélico). Si el primero viene a ser la precuela de la crisis, y la propia crisis que acabo empujando a FDR a la presidencia, este segundo libro trata sobre los primeros años de dicha Presidencia y la implantación del New Deal. Os garantizo que el libro es una joya, el único que he leído de la serie, es una joya por los motivos que explicaré. En mi caso me hice con una primera edición en español de 1958, y desconozco si es posible acceder a otras en nuestro idioma. Si no, a tirar de la lengua del Imperio.

¿Por qué digo que es una alhaja? Para empezar trata una época apasionante, un tiempo en el que se sientan los precedentes de lo que iba a venir después (la IIGM y la sociedad actual), y al mismo tiempo es difícil no establecer paralelismos entre dicha crisis y la actual. Es tremendo que pronto se olvidan los errores pasados, y como ante situaciones de pánico se acaba respondiendo de forma (mala) similar.

Además el libro va a contentar a todos. Schlesinger se presentaba como historiador, pero es evidente que era un polemista demócrata de primer orden. La neutralidad brilla por su ausencia, el libro tiene un tono panfletario y un lenguaje bélico (Guerra contra la progresa rural, Salvación de la tierra, Lucha por las obras públicas, etc…), combinado con un toque mesiánico que otorga a FDR (Anatomía del caudillaje).

Esto produce un doble efecto, según mi punto de vista. A los keyenesianos, intervencionistas y asimilados, les parecerá estupendo, galvanizante y una suerte de manual de instrucciones para estos tiempos. A los que estamos justo en la orilla opuesta, nos reforzará en nuestras posiciones, añadiendo nuevos argumentos para negarnos a ser cómplices en estos proceso de autodestrucción. Y me quedo corto.

Digo esto ya que ocurre algo curioso. El libro es sumamente amplio, con un gran número de datos y referencias. Sin embargo, toda esa información que maneja el autor, trufada de insultos e imprecaciones contra aquellos que no colaboran fielmente en los palos de ciego de la presidencia de FDR, muestra lo errado de dichas prácticas, el fracaso del NewDeal, nos cuenten lo que nos cuenten. Es difícil entender la ceguera y cinismo de Schelesinger, si no es desde una posición de supuesta superioridad ética que me resulta familiar. Veamos un ejemplo.

Tras el desembarco en el Gobierno de los partidarios de Rossevelt se lanzó una hipertrofia administrativa para dar cabida a toda una serie de clanes, familias e iluminados de todo pelaje ideológico. Quizás el fracaso más espectacular fue el de la NRA, una Agencia Nacional para la Recuperación, el brazo intervencionista, la oficina central de planificación económica del Gobierno. Fue declarado inconstitucional después de que la propia Administración de FDR reconociese su fracaso. Y va Schelesinger y todavía nos suelta eso de que era una buena idea mal ejecutada, pero que había que haber sido más radical, que había mucho egoísmo e intereses particulares, etc.

Sinceramente, en ese capítulo ( y en alguno más), el dos veces ganador del Pulitzer genera ternura, en el mal sentido de la palabra.

Por lo demás, sé que soy pesado pero no me cansaré de repetirlo. Leedlo que os contentará a todos. Ya tenéis libro para el verano.

En El Blog Salmón | El Lebensraum: la guerra como solución a la crisis
Más información | Mises Daily

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios