Nuevas fuentes de ingresos para la Administración Pública (I)

Síguenos

Me temo que la tripulación del navío España no es consciente de las dimensiones de la borrasca. La crisis fiscal, de las cuentas publicas, no es tal, no es algo puntual. Hemos pasado a otra fase y lo anterior no volverá. El subir los impuestos a los que no pueden escaquearse tiene un tope. Y pronto lo veremos. Por ello, ya dado mi espíritu solidario, me animo a apuntar dos nuevas fuentes de ingresos para la Administración Pública.

Aviso que son heterodoxas, que es posible que haya algo de mala leche subyacente en ellas, que incluso atenten en última instancia contra mis principios liberales y alarguen la agonía de un Estado que se ha merecido morir de esta manera, pero hoy tengo el punto pragmático, que le vamos a hacer. ¿De dónde puede extraer la Hacienda Pública ese dinero?

Empecemos con los naming rights que, salvo que alguien me corrija podemos asimilar a patrocinio. Recientemente ha habido murmullos por el hecho de que la estación de metro de Sol de Madrid haya cambiado de nombre temporalmente. Ha añadido el del producto de un patrocinador privado cobrando sus euros por ello. Desde aquí doy la la bienvenida a Sol Galaxy Note y estoy encantado de que esto suponga un ingreso sin sangrar al contribuyente por enésima vez.

Pero, entre nosotros, me sabe a poco. Apostaría por la vía del patrocinio para edificios oficiales, incorporaría publicidad en los sobres de las comunicaciones administrativas, y si me apuráis hasta en los propios impresos. Se me ocurren asociaciones marca-impresos de alto valor añadido. Si, aquí reconozco pasarme un poco de frenada y prefiero no dar ideas más concretas.

Pero, sobre todo, aplicaría este modelo a las nuevas calles y parques (que, desgraciadamente, no abundarán): todo vial público nuevo, todo espacio público urbanizado sin nombre debería sacar a concurso su patrocinio. Alguno dirá que vivir en la calle Movifone de Leganés no mola, pero así evitábamos las peleas de los políticos por colocarnos a sus corifeos en las placas, nos asegurábamos que no las cambiarían cada dos por tres (con los costes que nos supone a los particulares) y quizás ingresábamos un pelllizco considerable.

Quien quiera homenajear a alguien, general, actriz o referencia espiritual, que lo haga con dinero de su bolsillo.

En el siguiente post, otra opción “peculiar” para que Hacienda obtenga sus dineros sin machacar a los que levantamos la persiana todos los días.

En El Blog Salmón | Vodafone patrocina la Formula Uno y quiere vender más en España
Más información | MKMarkting+Ventas.es

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

45 comentarios