Sigue a El Blog Salmón

IVA


Paradójicamente, y, en contra del que había sido su discurso cuando el PSOE subió el IVA, ahora ya no parece que el Gobierno crea que la inminente subida del IVA vaya a ser perjudicial para la economía, como lo creía estando en la oposición. Sin embargo como todos los ciudadanos de a pie sabemos, esa subida del IVA si que va a ser perjudicial para nuestra economía, la razón es evidente: Poco dinero disponible con precios más elevados.

Pero es que esa subida del IVA va a llevar aparejado si o si, un aumento del pequeño fraude. Lo niegue quien lo niegue. Esas facturas que no se facturarán para no pagar el IVA aumentarán, no hay que ser vidente ni adivino. Al cliente le viene bien no pagar el IVA, al “empresario” le da igual no recaudarlo (ya que no lo cobra)y al no meter la factura como ingreso se ahorra tributar por ella. ¿Único perjudicado en todo esto? aparentemente la hacienda pública, el Gobierno. En definitiva todos. Si pero…

El dinero que se destina a IVA sale de la circulación, pasando del bolsillo del cliente final a las arcas del estado, a través de empresas y autónomos que ejercen de recaudadores, y que mensualmente o trimestralmente ven como de sus cuentas sale una parte importante de lo ingresado con destino al pago de tributos.

Las grandes empresas, esas que según reflejan algunos informes, son las responsables de la mayor parte del fraude, no van a defraudar más ni menos, la subida del IVA en poco o nada les repercute (no olvidemos que son meros recaudadores) pero tienen sus propias artimañas legales para evadir el pago y esas maniobras siguen estando vigentes y dentro de una legalidad de dudosa ética contra la que nadie actúa.

Las pequeñas y medianas empresas, que dan el poco trabajo que hay a un gran porcentaje de la masa laboral, están mucho más controladas y no les resulta tan sencillo evitar ejercer de agentes de la hacienda pública, la subida del IVA la tienen que repercutir en sus precios finales porque no les queda margen para absorber ese alza.

Los autónomos, más controlados y perseguidos por hacienda que las empresas, con menos recursos disponibles para urdir tramas y artimañas, nos vemos tentados por los clientes a no hacer factura, “así me ahorro el IVA”, tentación que se torna muy fuerte cuando ves que la realidad es como sigue:

  • El cliente buscará (y muy probablemente encontrará) quien le haga el mismo trabajo sin factura.
  • Al final del mes, o del trimestre, ese IVA que entró en tu cuenta de la mano del importe de la factura, se va en dirección a las arcas del estado.
  • Esa factura con su IVA, cuenta como ingreso y formará parte de tus beneficios, y tendrás que pagar impuestos por ello.
  • Si no hay factura, el cliente se ahorra un buen pico y tú pagas menos impuestos.

La subida del IVA es pan para hoy y hambre para mañana, concentra el dinero de muchos en manos de unos pocos (en este caso el Gobierno) y ese dinero tarda en ponerse en circulación de nuevo, y no siempre lo hace de la manera que debería. Es cierto que la recaudación aumentará, pero mucho menos de lo que el Gobierno calcula, (ya pasó en la anterior subida del IVA) pero lo peor es el efecto pernicioso sobre la economía de base del país, esa salida de dinero del sistema hace que se seque la grasa que permitía que la rueda girase.

Esos pequeños fraudes, esas facturas que no se imprimen, ese IVA que no se recauda, es en muchos casos un recurso de alivio, el único ahorro que algunos pueden conseguir, la única manera de que ese dinero siga en el sistema.

En El Blog Salmón | La subida del IVA, ¿lo que antes era malo ahora es bueno?; Los discutibles argumentos de Hacienda para subir el IVA
Imagen | Encespaico

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

27 comentarios