Compartir
Publicidad

¿Cuál es el orden de prioridades?

¿Cuál es el orden de prioridades?
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El otro día hablé de la sugerencia del señor Miguel Martín, de subir el IVA y reducir salarios, ya que no podemos devaluar nuestra moneda para ser “mas competitivos”. Tenemos una deuda desbocada en aumento, la inflación parece que se ha detenido pero está por encima del 3% interanual, y yo no veo que bajen los precios de nada, el paro no desciende más que lo típico al inicio de la temporada de verano. ¿Cuál es el orden de prioridades del gobierno?

Parece que, dejando al margen los temas políticos en los que pasan el tiempo, en el terreno económico, las prioridades de nuestro gobierno no están ordenadas en modo alguno, van adoptando medidas según sople el viento, hoy me piden reforma laboral, mañana que ataje la deuda, pasado que suba el precio de la energía, al otro que limite la velocidad, después que congele las pensiones, corregir el déficit público.... Creo que lo sensato sería establecer algún tipo de orden, para dejar de vender las ruedas para comprar gasolina, porque así no se avanza.

  • La deuda desbocada sólo se puede atajar aumentando los ingresos a mayor ritmo que los gastos (incluidos los generados por el pago de intereses).
  • Para generar más ingresos hay dos opciones:
    • Aumentar los impuestos. Solución rápida pero ineficaz a medio, y en la situación actual, ya incluso a corto plazo; ya que reduciría aún más el poder adquisitivo de la población y retraería el consumo todavía más.
    • Aumentar lo recaudado a través de los impuestos, pero sin aumentar el gravamen, que sólo es posible haciendo que aumente la actividad comercial a todos los niveles, cosa difícil si el poder adquisitivo está bajo mínimos, de modo que toca aguzar el ingenio: quizá bajando precios, quizá bajando impuestos, quizá bajando retenciones en los salarios…
  • Para reducir los gastos hay muchas opciones:
    • Racionalizar el gasto, no gastar en cosas innecesarias o no urgentes, si no se puede arreglar esa acera ahora, se arregla otro día, ese pabellón que llevan pidiendo los vecinos diez años, no hay que hacerlo mañana, y menos si para hacer ese pabellón tengo que pedir un dinero que no tengo, cuando aún debo dinero del centro cívico que acabaron hace tres años.
    • Renegociar las deudas en lugar de endeudarse más, pagar deuda con deuda conduce al abismo.
    • Eliminar duplicidades y redundancias.
    • Proponer medidas que realmente favorezcan la creación de empleo, evitando que siga aumentando la partida más grande de “gasto social”, las prestaciones por desempleo.
    • Recortar en lo supérfluo, no en lo esencial, no recortes en sanidad, ni en pensiones, no dejes de pagar a tus proveedores para pagar a los bancos, los proveedores no tienen de donde sacar el dinero, los bancos pueden seguir especulando con deuda ajena. Pero claro, a los proveedorees no les pagas intereses y a los bancos si… (quizás habría que cambiar eso, o a todos o a ninguno).
  • Para poder generar actividad, hay que generar confianza.
  • Para generar confianza hay que dar seguridad
  • Para dar seguridad hay que tener un objetivo claro, y un criterio firme y consensuado de como conseguirlo, no sirve la improvisación, no sirven los parches, sirve el estudio de la situación, el análisis de las consecuencias de cada medida, como en una partida de ajedrez, no a un movimiento, sino a tres o a cuatro por delante.

Solo así, estableciendo un orden de prioridades, viendo que lleva a que, podremos salir de la crisis; dando bandazos, aplicando medidas cortoplacistas e interesadas sugeridas por aquellos que buscan el “coge el dinero y corre”, tenemos crisis para rato, gobierne quien gobierne.

En El Blog Salmón | La deuda pública sube un 17,49% en el primer trimestre del año
Imagen | Fran Carreira

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos