Síguenos

Billete de un millón de libras esterlinas

Billete de un millón de libras

Hace poco hablamos de la moneda de platino por un billón de dólares que el Tesoro de Estados Unidos podía acuñar para obtener dinero fresco libre de deuda e intereses. Los tópicos de esta operación que ponía en la encrucijada a la Reserva Federal (al quitarle el monopolio de la creación de dinero), los comentamos aquí y aquí.

Aunque sonaba bastante extravagante la idea de una moneda con el valor nominal de un billón de dólares, la idea no era nada de novedosa. El Reino Unido imprime, desde hace décadas, billetes por el valor de un millón de libras esterlinas denominados gigantes, y desde hace menos tiempo billetes por 100 millones de libras esterlinas denominados titanes.

Todo esto salió a la luz tras la idea de algunos economistas estadounidenses de dar curso legal a la moneda de platino. Estas notas de BBC y de BBC Mundo, han sacado a la luz estos documentos que se guardan cuidadosamente en una caja fuerte del Banco de Inglaterra. Por cierto, no se trata de billetes que estén en circulación o sean expendidos por un cajero automático. Al igual que la idea de la moneda de platino, sólo ayudan a respaldar el valor de los billetes de uso diario que emiten los bancos comerciales.

Tanto el Gigante como el Titán desempeñan un rol vital en el sistema monetario británico al respaldar el valor del dinero emitido por los bancos comerciales de Escocia e Irlanda del Norte. Esta “garantía” que ofrece el Banco de Inglaterra ayuda a mantener la confianza en momentos de turbulencia económica dado que este respaldo funciona, incluso, ante una situación de quiebra bancaria.

Sin embargo, y como señala la nota de BBC, este sistema podría entrar en peligro si se aprueba la independencia de Escocia del Reino Unido. Las dudas recaen en hasta qué punto Londres continuaría apoyando financieramente a Escocia si este país deja de formar parte de la libra esterlina. En un entorno de incertidumbre como el actual, muchos países presionan por tener la soberanía sobre sus monedas. Y este es un conflicto que implica costos y beneficios. No tener claro donde está la línea divisoria puede implicar una agudización de los problemas.

Lo que está claro es que en pleno “libre mercado”, los países no son libres de decidir su soberanía monetaria. El anclaje a una moneda aporta beneficios en los momentos de prosperidad, pero también tiende a generar profundas distorsiones y desequilibrios que sólo se hacen visibles en los momentos de crisis.

Esto confirma que la idea de la moneda de platino constituída para aliviar el problema de la deuda de Estados Unidos no era tan extravagante ni novedosa. El Reino Unido lo hace desde hace décadas, y Estados Unidos puede recurrir a esta artimaña en cualquier momento. La varita mágica del sistema financiero tiene sorpresas que aún son desconocidas.

Más información | BBC, BBC Mundo
En El Blog Salmón | ¿Puede Estados Unidos acuñar una moneda para pagar su deuda?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario