Compartir
Publicidad

El debate sobre la deducción fiscal de los seguros de salud supondrá el final de la seguridad social

El debate sobre la deducción fiscal de los seguros de salud supondrá el final de la seguridad social
Guardar
33 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La seguridad social, y en concreto, el sostenimiento del sistema público de salud será sin lugar a dudas uno de los puntos más candentes en la carrera por alcanzar el Palacio de la Moncloa, que tendrá lugar en los próximos meses.

En vista a que la sostenibilidad del sistema cada vez se ha puesto más en cuestión, el Partido Popular (PP) ayer lanzó un órdago en favor de un sistema de salud de carácter privado mediante su propuesta por implementar la desgravación fiscal de los seguros de salud en el IRPF, que de materializarse en nuestra jurisprudencia, dilapidaría la asistencia sanitaria universal, y por extensión el propio sistema de ‘Economía del Bienestar’.

Esta propuesta, que a mi entender, resulta aventurada, nos trae directamente dos importantes repercusiones:

  • Por un lado, algo que no tiene que ser necesariamente perjudicial, como es un aumento de la oferta sanitaria al complementar empresas privadas como Sanitas, Asisa, Aresa, Santa Lucía, entre otras, ciertas carencias que presenta y puede presentar el sistema público nacional
  • En segundo lugar, una consecuencia muy peligrosa, la disminución del interés por parte del propio Estado para mantener uno de los derechos más fundamentales que tiene en su haber un ciudadano en un Estado moderno, como el derecho a la vigilancia y protección de su salud, que tantos esfuerzos ha acarreado desde la primera Ley de Seguridad Social del año 1964, detrayendo importantes recursos

Por tanto, señores, nos encontramos ante un arma de doble filo, en el que se prefiere abandonar, por parte de algunos sectores, el ‘moribundo’ sistema público de salud, con el objetivo de probar mejor suerte por el camino de los seguros privados, una senda diametralmente distinta, y que a la larga se ha mostrado ineficaz e ineficiente, como en el caso de Estados Unidos. En lugar realizar un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas, y Oportunidades) para mejorar la gestión de nuestro sistema público de salud.

En conclusión, no creo que la calidad de la atención aumente, primero porque a medio plazo, un sector importante de la población acabaría siendo expulsado de dicha protección, y en segundo lugar, al aumentar los incentivos para contratar seguros privados, tendría lugar una saturación de los centros privados. ¿Es esta la solución a nuestro ‘problema sanitario’? Si muchos lo creen, mal vamos.

Vía | El Economista
En El Blog Salmón | La caja de la seguridad social está a punto de explotar
Imagen | irekia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos