Compartir
Publicidad

El riesgo de longevidad implica un coste

El riesgo de longevidad implica un coste
Guardar
29 Comentarios
Publicidad
Publicidad


El Fondo Monetario Internacional (FMI) está preocupado por lo que denominan “el riesgo de longevidad” y así lo ha manifestado con absoluta crudeza en un extenso análisis. Tanto es así que aseguran que si el promedio de vida aumenta tres años más de lo previsto para 2050, el coste del envejecimiento se incrementaría en un 50% para el Estado, las empresas, las aseguradoras y los particulares.

Al vivir durante más tiempo la población, aumentarían los gastos en pensiones y prestaciones a la seguridad social, lo que dispararía el endeudamiento público y pondría en jaque la sostenibilidad de las finanzas públicas. Hablamos de un riesgo financiero fruto del envejecimiento de la población que ya era un reto conocido pero para el que aún no existe solución.

La esperanza de vida a nivel mundial ha pasado de los 48 años en 1950 hasta los 70 años en la actualidad. En los países de Europa Occidental esta es aún mayor, llegando a los 80 años en 2010. Sin embargo, lo que preocupa al FMI es la esperanza de vida cuando se tiene 60 años, edad cercana al fin de la cotización y al cobro de las pensiones.

Naciones Unidas lanza su predicción al aire asegurando que en 2050 la esperanza de vida será de 86 años en las economías desarrolladas y de 82 en las que se encuentran en vías de desarrollo. Esto supone un incremento considerable desde hace unas décadas hasta hoy y pone en serio peligro los pilares de unas economías a las que ya en la actualidad les cuesta trabajo tirar hacia delante con una población tan envejecida.

Las soluciones que propone Christine Lagarde, directora gerente del FMI, no están exentas de polémica ya que pide a los gobiernos un aumento en la edad de jubilación (ligado a la esperanza de vida), recorte de pensiones, aumento de cotizaciones y una cobertura gestionada conjuntamente por el sector público y el privado.

Visto como está el panorama quizás deberíamos preocuparnos un poco más por nuestros ahorros, si bien los planes de pensiones privados no ofrecen demasiadas garantías. Al final, tendremos que hacer como nuestros abuelos y guardar con pulcra religiosidad nuestros ahorros bajo el colchón de la cama para evitar imprevistos en el futuro.

Vía | Fondo Monetario Internacional
En El Blog Salmón | ¿Debemos preocuparnos por nuestra pensión de jubilación?, El mundo en 2050
Imagen | Bruno Unna

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos