Compartir
Publicidad

¿iPhone o Android? Cómo los avances tecnológicos pueden acabar trayendo pseudo-monopolios perjudicando al consumidor

¿iPhone o Android? Cómo los avances tecnológicos pueden acabar trayendo pseudo-monopolios perjudicando al consumidor
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguramente esté usted más que contento con cómo le han simplificado la vida grandes avances tecnológicos que, además, no le suelen suponer coste alguno para su bolsillo. Seguramente crea usted que es un triunfo del modelo de open-source o de los ecosistemas de aplicaciones y servicios que sólo le han reportado ventajas. Seguramente esté usted convencido de que la progresiva y exponencial especialización de la tecnología y su democratización son un derecho que no implica riesgo alguno.

Pero lo que seguramente usted no se ha planteado hasta este mismo instante es cómo esas evidentes ventajas que han traído los últimos avances tecnológicos están derivando ya a día de hoy en un modelo de pseudo-monopolios. Ello implica que, en el largo plazo, estos avances pueden acabar paradójicamente perjudicando seriamente la libre competencia, el derecho de libre elección del consumidor, y en última instancia la competitividad y el mismo progreso tecnológico. Esto último es especialmente importante en una sociedad como la nuestra, en la que el bienestar social y la tecnología ya caminan mano a mano por el mismo sendero hacia el futuro.

La especialización está limitando la competencia

Iphone O Android Como Los Avances Tecnologicos Pueden Acabar Trayendo Pseudo Monopolios Y Acabar Perjudicando Al Consumidor 1

Llevamos varios años en los que el progreso tecnológico ha derivado en una gran especialización tecnológica de los productos que se ofrecen a los consumidores. Tanto es así, que dicha especialización ha hecho que muchas veces haya un primer y casi único producto o solución que innova y evoluciona rápidamente, dada su ventaja tecnológica y competitiva inicial. Ello hace que se erija en la primera y casi única opción de cara a los consumidores, para los que, además, una experiencia de usuario conocida es un factor más que importante en un mundo ya de por sí con demasiada complejidad técnica para el común de los ciudadanos.

Habrán observado cómo en tecnología llegar el primero es casi tan importante como lo que ofreces. Si no me creen, no tienen nada más que ver el caso de Facebook, y aquel Google+ que, aún siendo una buena alternativa, fracasó estrepitosamente en su intención de erigirse como al menos el segundo gran líder social a la sombra de la compañía de Zuckerberg, según pueden leer en esta noticia de El Economista. A pesar de la persistente (y a veces hasta intrusiva) insistencia de Google, no lo consiguió ni aun utilizando toda la capacidad de infuencia (y también algo más que simple influencia) de su vasto imperio tecnológico.

Una experiencia de usuario conocida es clave, pero también lo es la masa crítica

Iphone O Android Como Los Avances Tecnologicos Pueden Acabar Trayendo Pseudo Monopolios Y Acabar Perjudicando Al Consumidor 3

¿No creen que tal vez que era de esperar que hubiese hueco en el mercado de redes sociales para un segundo Facebook? El alto coste de entrada que supone para la mayoría de los usuarios el empezar a manejarse con una nueva herramienta, hasta que descubren su completa potencialidad y su valor añadido, supone una barrera perezosamente infranqueable para el común de los usuarios, y por lo tanto de las nuevas alternativas que intentan competir con el líder inicial. Y claro, si a esto añadimos que, por su propia naturaleza de especialización, las redes sociales y las tecnologías muchas veces carecen de toda la estándarización que aseguraría la inter-compatibilidad de futuras alternativas, tenemos el resultado de que no hay una competencia efectiva, y muchas veces el consumidor acaba silenciosamente cautivo de una alternativa de la que es difícil salirse.

Pero no todo se limita simplemente a llegar a ser el primero y conseguir que la gente se acostumbre a la experiencia de usuario que les ofrece un servicio o aplicación. Hay otro factor muy importante en el mundo tanto de las startups como de las tecnológicas establecidas. Es ni más ni menos que la masa crítica. Es ésa barrera, medida en número de usuarios, por la cual la mayoría de las redes sociales prometedoras pero desiertas empiezan a ser capaces de aportar valor añadido a sus usuarios (a menudo con información que aportan ellos mismos), a la par que alcanzan una viabilidad económica, aunque sea en proyecciones a futuro.

Iphone O Android Como Los Avances Tecnologicos Pueden Acabar Trayendo Pseudo Monopolios Y Acabar Perjudicando Al Consumidor 5

Pero esta masa crítica tiene otra lectura que puede ser obtenida invirtiendo matemáticamente su concepto. Podemos hablar de que aplicaciones o servicios que han atesorado una base de usuarios importante, son mucho más atractivas para sus usuarios, o más bien podríamos decir que es realmente difícil deshacerse de ellas. Les pongo el ejemplo de Whatsapp. Si bien ahora mismo ya han implementado unos estándares criptográficos extremo a extremo que parecen medianamente fiables, Whatsapp ha sido una aplicación que ha tardado varios largos años en incorporar esta seguridad esencial para una aplicación de mensajería. Ahí había otros competidores como Telegram, que no sólo aportaban una solución infinitamente más aceptable en temas de privacidad, sino que además innovaban con nuevos servicios y posibilidades en su aplicación que dejaban a Whastapp muy por detrás.

El gran vuelco para mucha gente se ha producido a raíz de la nueva política de compartición de datos entre Whatsapp y Facebook, sobre la cual pueden leer en esta noticia de Xataka. La mera forma en que se planteó el tema desde esta aplicación, con unas condiciones nuevas de servicio a aceptar, en las que si uno navegaba un poco más profundamente se encontraba con la sorpresa de Facebook, indignó a no pocos usuarios, muchos de los cuales decidieron instalarse otras aplicaciones de mensajería. No obstante, el grueso de estos usuarios han descubierto cómo pueden utilizar otras aplicaciones con mayor o menor asiduidad, pero les ha sido prácticamente imposible deshacerse por completo de Whatsapp por una sencilla razón: es la que tiene casi todo el mundo. Y he aquí las grandes implicaciones de la base de usuarios para la libre elección de los consumidores.

Los estándares y la inter-operabilidad son clave para la competencia

Iphone O Android Como Los Avances Tecnologicos Pueden Acabar Trayendo Pseudo Monopolios Y Acabar Perjudicando Al Consumidor 4

Sólo en casos de industrias de amplio espectro, o que provienen de sectores más tradicionales con una profusa regulación, surgen unos estándares de inter-operatibilidad que en otros campos apenas tienen ni siquiera sentido hoy por hoy. Ello se debe a la diversidad y a la diferencia de funciones de una opción a otra. Me explico con un ejemplo muy clarificador: cualquier consumidor cree que es más que exigible que desde su aplicación de Voz sobre IP pueda ser capaz de llamar al número de teléfono fijo o móvil de cualquier compañía, pero ¿A que nadie se plantea que también debería ser capaz de llamar a un usuario de Skype desde Hangouts o desde Whatsapp? Esta interoperabilidad ni existe, ni el consumidor es consciente de que debería existir para asegurar la competencia y facilitar la entrada de nuevos jugadores que innoven con nuevos servicios de valor añadido.

Pero la inter-operabilidad es un aspecto clave que garantiza que los líderes no se duerman en los laureles. Si la hay, en cualquier momento puede llegar un nuevo jugador que fácilmente puede ofrecer su mismo servicio, y además ofrecer también innovadores servicios de valor añadido que atraerán a unos clientes que, gracias a la inter-operabilidad, no perderán la capacidad de poder contar con una amplia base de usuarios. El caso es que, en el panorama de las nuevas tecnologías de hoy en día, esta interoperabilidad no existe en la mayoría de los casos, lo cual se ha traducido en unas cunetas llenas de cadáveres de buenas aplicaciones que no alcanzaron la masa crítica para salir adelante.

En el mejor de los casos, los mercados tecnológicos suelen polarizarse

Con ello, en el mejor de los casos, el mercado suele polarizarse como por ejemplo en el caso Android-iPhone, en el cual terceros como Windows Phone han sido expulsados por motivos entre los que destaca el ecosistema de aplicaciones y la comunidad de desarrolladores que ofrecía. Eso si no hablamos de cuasi-monopolios los que citábamos en este artículo sobre los intermediarios estratégicos, o sin ir más lejos como el propio Google, que según algunas estadísticas acapara el 95% del tráfico de búsqueda online mundial, como pueden leer en este link.

Y llegamos a la inevitable parada del open-source

Iphone O Android Como Los Avances Tecnologicos Pueden Acabar Trayendo Pseudo Monopolios Y Acabar Perjudicando Al Consumidor 6

El mayor contribuyente a la revolución tecnológica que hemos y estamos viviendo ha sido sin duda el open-source o código abierto. Sólo les daré un dato para que se hagan idea de la gran importancia del open-source en nuestro mundo de hoy en día, ¿Conocen Linux, verdad? Pues por si la propia base de usuarios de Ubuntu, Red Hat, Debian u otros no fuera suficiente para erigir a Linux en una de las grandes bases tecnológicas de nuestros tiempos, ¿Qué hay si además les añado que Android es tan sólo un Linux modificado? Supongo que ya van siendo conscientes de la inmensa importancia del open-source en nuestro mundo de hoy en día. Porque además a todo esto hay que añadir infinidad de aplicaciones y servicios menos conocidos, pero también basados en open-source, y que nos facilitan la vida a muchos de forma más que significativa.

Podemos tener meridianamente claro quién controla algunas de las aplicaciones o servicios que se han erigido en monopolios de facto, al menos en lo que se refiere a conocer quién está en sus consejos de administración. Pero el open-source y su éxito casi por doquier, ha hecho que muchas veces la opción open-source también sea prácticamente un monopolio de facto. En contraposición a una empresa con consejeros conocidos, ¿Quién controla el open-source?

¿Quién controla el open-source?

Iphone O Android Como Los Avances Tecnologicos Pueden Acabar Trayendo Pseudo Monopolios Y Acabar Perjudicando Al Consumidor 7

Un error de concepto muy común entre los usuarios es que asocian incorrectamente "open-source" a desarrollo desinteresado y altruista. Y siento decirles que formarían una bonita pareja si fuesen dos calificativos indisolubles, pero lo cierto es que ambas cosas no tienen por qué tener nada, pero nada que ver. En primer lugar atengámonos a la definición de "open-source": sofware de código abierto. Es decir, es meramente software cuyo código fuente está disponible para que el usuario pueda revisarlo, desarrollar nuevos servicios en base a él, o incluso modificarlo dependiendo del caso. Lo dejaremos ahí porque no es el objeto de este post hacer un repaso de todas las tipologías de licenciamiento asociadas al mundo open-source.

Pero que te den o tengas accesible el código fuente no tiene por qué implicar que el desarrollo haya sido hecho con fines desinteresados y altruistas. Un buen ejemplo de ello puede ser por ejemplo Android. Android es un sistema operativo para teléfonos inteligentes basado en Linux, el paradigma por antonomasia de la filosofía de código abierto. La versión más básica de Android emana del Android Open Source Project (AOSP), y además Google publicó la mayor parte del código de Android bajo licencia Apache, una licencia libre y open-source. Pero obviamente Google es una compañía privada, y tiene sus propios intereses y objetivos, en base a los cuales se decidirán los designios de Android y su roadmap de cara al futuro. De hecho, como pueden leer en esta noticia de Reuters, las autoridades europeas han mostrado su disposición a multar a Google por vulnerar la libre competencia con sus políticas relativas al ecosistema Android.

Los consorcios que hay detrás de la tecnología no tienen por qué ser necesariamente altruistas

Algunos puntualizarán correctamente que hay iniciativas open-source que dependen de consorcios cuyo principal cometido es la funcionalidad, los estándares abiertos, y los productos cuyo destino final son los usuarios. Nada de esto está reñido con lo que les vengo a decir. Estos consorcios pueden llegar a ser literalmente agrupaciones de empresas comerciales que se asocian con un fin común. Ese fin puede ser el desarrollo de un estándar abierto que asegure la intercompatibilidad entre productos de diferentes fabricantes, o simplemente un tipo de software cuyos desarrollos y roadmap les beneficie con ánimo de lucro.

Iphone O Android Como Los Avances Tecnologicos Pueden Acabar Trayendo Pseudo Monopolios Y Acabar Perjudicando Al Consumidor 8

Llegamos pues a la parte interesante del post. Si hay muchos campos de especialización tecnológica en los que un open-source libremente distribuido, y con una avanzada funcionalidad, se ha erigido como única alternativa en un mercado que ha copado, constituyendo un monopolio de facto. Si además la funcionalidad presente en ese open-source y su evolución futura obedecen a los designios de un consorcio que puede ser una agrupación de empresas privadas con sus propios intereses particulares, y bajo cuyas decisiones de implementar una u otra funcionalidad subyace un gran poder sobre el mercado de cara al futuro.

Si además puede ocurrir perfectamente un escenario, como ocurrió cuando Oracle compró Sun Microsystems, en el que un producto de software libre como MySQL pasó a tener un licenciamiento bajo licencia dual GPL-libre/Licencia comercial: la versión community es bajo licencia GNU-libre, y son de pago versiones enterprise para aquellas empresas que quieran incorporarlo en productos privativos. Si todo lo anterior puede tener lugar, y con este ejemplo de Oracle, que si bien no es exactamente ese caso, demuestra cómo no se puede descartar el escenario en que se distribuya libremente un software de código abierto hasta que se generalice su uso, se vuelva casi un monopolio, y entonces se empiece a cobrar por él.

Supongo que, a estas alturas del post, ya se estarán ustedes preguntando dónde queda aquello de la libre competencia y la libre elección del consumidor en un mundo donde cada vez hay menos opciones tecnológicas, o más bien donde muchas veces llega a haber una única opción. En un mundo donde el consumidor ve open-source y lo asocia al desarrollo altruista basado en principios de software libre, pero que en realidad no lo es, el día menos pensado deja de ser open y de ser source. Una vez eliminada la competencia comercial (si alguna vez la hubo), o cuando su compañía es adquirida por otra empresa con ambiciones puramente comerciales, pasa a ser un producto comercial como otro cualquiera, que además por su pasado aparentemente desinteresado se le ha ayudado a convertirse en un pseudo-monopolio, y ha dejado millones de clientes cautivos por el camino.

Éstos no tendrán más remedio que resignarse a consumar un matrimonio que, a la postre, ha resultado ser forzoso, y cuyo divorcio les costará sangre, sudor y lágrimas, además de muchos años e importantes presupuestos en IT. Tengan pues muy presente que también hay ciertos actores del mundo open-source que vulneran la libre competencia, y eso en el mejor escenario de que haya competencia. Puede ser que si ni siquiera usted saberlo, en esta guerra le hayan tomado ya a usted como rehén.

Imágenes | Pixabay geralt | Pixabay geralt | Pixabay geralt | Pixabay PeteLinforth | Pixabay geralt | Pixabay geralt | Pixabay geralt | Pixabay geralt

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos