Compartir
Publicidad

La buena propuesta de reforma del IRPF que el PSOE archivó en el cajón en 2004

La buena propuesta de reforma del IRPF que el PSOE archivó en el cajón en 2004
Guardar
60 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Corría el año 2002 cuando el gobierno de Aznar tenía en preparación una reforma fiscal de calado. En esta reforma, se modificó la Ley General Tributaria, la ley del impuesto sobre la renta y el impuesto de sociedades. Como es lógico, antes de la aprobación de estos textos legales en el año 2003 y 2004, el PSOE, partido de la oposición en aquel momento, encargó diferentes estudios a economistas y universidades para evaluar cómo deberían reformarse los impuestos directos, el IRPF fundamentalmente y el mapa tributario.

La Ejecutiva Federal del PSOE encargó un estudio a la Universidad de Valencia sobre la reforma del IRPF que se estaba debatiendo en aquel momento y dicho documento, plantea una revisión del esquema impositivo directo completo y con una línea bastante novedosa. el estudio completo lo tenéis en este enlace (PDF -208 páginas). Después de leerlo, os resumo las principales conclusiones a las que llega este estudio fiscal en el tratamiento del IRPF y resto de impuesto, dado que es una propuesta realmente interesante de cómo debería ser el IRPF en nuestro mapa tributario:

  • Redefinición de la base imponible para que todas las rentas se incluyan en la misma base imponible. Este mecanismo corregirá mediante índices, los efectos de la inflación en la ganancias y pérdidas patrimoniales por ejemplo. Con esta modificación, se acaban las diferencias en tributación entre las rentas del trabajo y las rentas del capital, por ejemplo.
  • Subida de tipos mínimos exentos, actualización de dichos mínimos con la inflación y establecimiento de un tipo único para todas las rentas. Actualmente, no deflactar las tarifas es la argucia de los Gobiernos para elevar tácitamente el IRPF. Este mínimo exento facultaría por ejemplo que los verdadero mileuristas, rentas de 15.000 euros de base imponible o inferiores no paguen un sólo euro de impuestos. Además, fiscalidad especial para los rendimientos obtenidos por el trabajo. He aquí la piedra angular del sistema y que realmente hay que revisar.
  • Equiparación del IRPF con impuestos empresariales (impuesto de sociedades) y tipo único en torno al 25%. Con esta modificación, los socios de empresas no tienen porqué pagar dos veces impuestos por los mismos rendimientos, tal y como ocurre ahora mismo y tampoco tiene porqué pagar más un autónomo que gane 100.000 euros netos y los declare en el IRPF que si los declara en el impuesto de sociedades. Esta distorsión y la que tienen origen en el reparto de dividendos en las pymes, deben eliminarse por completo.
  • Eliminación completa de todo tipo de deducciones fiscales. Políticas como vivienda, ahorro privado e iniciativa empresarial y sus programas de gasto asociado, deben hacerse de manera independiente a las fuentes tributarias. Es el mecanismo ideal, un impuesto debe ser sencillo y no debe primar determinados comportamientos de consumo o ahorro por vías fiscales.
  • Modulación de un segundo tramo para rentas verdaderamente elevadas, no como ahora, que llamamos “rico” y rentas altas a cualquiera. Este segundo tipo debe afectar al 10% de las rentas más elevadas. Si miramos nuestra tabla dee bases imponibles, nos iríamos aproximadamente a partir de bases imponibles de 350/400.000 euros
  • Redefinición del impuesto de patrimonio y las figuras puente que se usan para evitar tributar por estos bienes. No estoy de acuerdo, dado que se debe tributar por los rendimientos obtenidos, no por la mera tenencia con el objetivo de evitar la deslocalización patrimonial a terceros países tal y como ocurría cuando estaba en vigor.

El documento también presenta una serie de directrices para el control del fraude fiscal, la mejora de la Administración Tributaria y una serie de consideraciones interesantes sobre el resto de impuestos y el mapa impositivo. Este tipo de documentos son los que necesitamos ahora mismo para reabrir el debate de nuestro mapa fiscal y la estructura de ingresos del Estado, dado que realmente no andamos muy finos como ya he comentado en otros posts.

En conclusión, este documento de reforma es una buena base para el debate de un impuesto tan importante como el impuesto sobre la renta que el propio Gobierno vigente en 2002 rechazó al tener mayoría absoluta y que el PSOE tiró al cajón del olvido al llegar a Moncloa en 2004. Sería un buen momento para recuperar documentos con estas directrices y comenzar a replantear el mapa fiscal actual y cómo se pagan los impuestos en España.

Más Información | Universidad de Valencia – Propuesta Reforma fiscal a instancias del PSOE
En el Blog Salmón | En España no hay ricos, el IRPF lo pagamos sólo los tontos, Cómo se calcula la declaración de la renta o IRPF
Imagen | David Lacarta

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos