Los principios de Groucho Marx y la OCDE: ¿sin recortes pero con tijeretazos?

Síguenos

Tijeretazos

Decía el genial Groucho Marx: “Estos son mis principios, si no le gustan, tengo otros”. Esta crisis permite defender una cosa y la contraria en apenas unos días. Es lo que le ha ocurrido a la OCDE que a principios de semana se unía al ‘club’ de los que echaban por tierra las previsiones económicas del Gobierno. Achacaba a los recortes ese empeoramiento económico y alertaba del riesgo de mantener los recortes. Dos días después, sale a la palestra ofreciendo un conjunto de tijeretazos escalofriantes, que son la puntilla para una sociedad ahogada.

Les pongo en antecedentes. A principios de semana, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sacaba a la luz sus últimas proyecciones económicas a medio plazo. España se llevaba la peor parte, con una nueva enmienda a la totalidad de las previsiones del Gobierno: una caída del 1,4 % en el PIB y un paro del 27 %.

Ante este escenario, la OCDE dejaba meridianamente claro el camino: “Lo que se conseja es no tomar más medidas para lograr los objetivos, especialmente, si el crecimiento se demuestra mucho más débil de lo previsto por el Gobierno”. En román paladino, que los durísimos recortes por sí solos llevados a cabo hasta ahora han sido los que nos han llevado a la situación actual y que repetir el guión puede ser contraproducente.

Aunque ya alertábamos de la ausencia de medidas por parte de la OCDE lejos de esos recortes, sí tenía su lógica que, tras contemplar el resultado de los ajustes, se plantee un escenario distinto. Dos días después, el mismo organismo, ni corto ni perezoso, propone un paquete de medidas –desgranado por Aurelio en un artículo- que dejan en una minucia lo aprobado hasta ahora. Un conjunto de tijeretazos a cada cual más dañino en una situación como la actual y que, como bien decían ellos mismos a principios de semana, hará con toda probabilidad aún más profunda la recesión.

Esta es una prueba más de los palos de ciego que se están dando en esta crisis. Es incomprensible para el común de los mortales observar los cambios de discurso, los giros inexplicables y los principios opuestos que se defienden para salir de una situación muy complicada. Un día se defiende la austeridad y al siguiente las medidas de estímulo. Cinco años después, aún no se sabe cómo afrontar la salida de esta crisis. El problema es que esos palos de ciego y esos principios ‘grouchistas’ retrasan el final de una situación inaguantable.

En El Blog Salmón | Propuestas de miedo de la OCDE para salivar la crisis en España, La OCDE se une: ¿Alguien más que le diga al Gobierno que sus previsiones son inalcanzables?
Imagen | Mordicuac

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios