Montoro reconoce su incapacidad al quejarse de la economía sumergida

Sigue a

Cristóbal Montoro

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, vuelve a salir a escena, tras unas semanas en un segundo plano, para volver a lanzar una de sus perlas sobre la economía sumergida. Hoy ha afirmado que se ha incrementado de forma alarmante desde que estallara la crisis, pues se ha reducido hasta 70.000 millones la recaudación pública. Pero, ¿acaso no es eso responsabilidad suya? ¿No es eso el reconocimiento expreso de un fracaso como responsable de la hacienda pública? ¿No debería dimitir inmediatamente después de hacer esta afirmación?

Se celebraba el debate en el Congreso sobre el proyecto de ley para la intensificación de la lucha contra el fraude en el Congreso. En su intervención, el titular de Hacienda califica de “muy considerable” el incremento del fraude fiscal y la economía sumergida en esta crisis, con una caída de la recaudación de 70.000 millones de euros, y no sólo señala a la situación económica o el pinchazo de la burbuja inmobiliaria.

La afirmación de hoy no es falsa, ni mucho menos, pero sí contiene un reconocimiento expreso de su incapacidad para atajar esa economía sumergida. Admite de forma indirecta que no puede hacer nada, después incluso de una injusta y demoledora (por su mensaje a la sociedad) amnistía fiscal, con la que aceptaba mirar para otro lado para sacar a flote parte de ese dinero negro y con la que se apuntó un nuevo fracaso, al recaudar un 2 % de lo esperado hasta julio.

Porque no olvidemos que es su cometido luchar contra una de las lacras económicas de este país. Es a él, y al resto de ministros que han ocupado ese sillón durante los últimos años, a quien hay que exigir esa responsabilidad y en el caso de un fracaso, que haya consecuencias directas. Y en política, en los mandos superiores de una estructura, hay una más que evidente: la dimisión.

No ha sido esta la única declaración similar sobre la economía sumergida de Montoro. El pasado mes de julio afirmaba, sin pestañear y sin sentir la necesidad de presentar su dimisión, que no se tendría que subir el IVA a todos los ciudadanos (defraudadores y no defraudadores) si se pagara más.

Pero al margen de ese reconocimiento expreso y de sus desacertadas palabras, uno se pregunta qué es lo que esperaba el sr. Montoro. Subir, como lo han hecho, los impuestos de forma indiscriminada y en el momento más inoportuno sin poner coto antes a ese 25 % de economía sumergida es como pretender inflar una rueda de una bicicleta mientras tiene tres pinchazos distintos. ¿Acaso no sabía que esto iba a suceder?

En definitiva, escuchar al ministro de Hacienda quejarse del nivel de economía sumergida resulta descorazonador, sobre todo, después de que sus palabras no hayan tenido un efecto inmediato. Porque, si no es capaz de hacer frente a ello, la única salida que le queda es marcharse.

En El Blog Salmón | Cinco perlas para la historia de Cristóbal Montoro, Las escalofriantes cifras de la economía sumergida, Montoro dimite: tu incompetencia como ministro no la tienen que pagar los españoles
Imagen | PPCYL – Partido Popular de Castilla y León

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios