Compartir
Publicidad

¿Por qué no es aceptable la respuesta de Apple tras la multa de la Comisión Europea?

¿Por qué no es aceptable la respuesta de Apple tras la multa de la Comisión Europea?
Guardar
33 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras la polvareda levantada por la histórica multa por importe de 13.000 millones de Euros impuesta por las autoridades europeas a Apple según pueden leer en esta noticia, Apple ha respondido a la resolución evidentemente desairada, mediante la publicación de una carta abierta en su web.

Tal y como acostumbramos en El Blog Salmón, sobre este tema ya les trajimos un análisis de la solución al sangrante trasvase fiscal en la Unión Europea en este artículo. Una vez que la solución que concluímos se ha visto refrendada por las autoridades europeas, hemos anailzado para ustedes en este otro artículo la predecible respuesta de Irlanda defendiendo su particular negocio nacional, que como ustedes saben se basa principamente en ser un tax haven asentado en territorio europeo. Ahora, tras la contestación de Apple, llega nuestro análisis de la misma.

La carta de la réplica (y la discordia) de Apple

Por Que No Es Aceptable La Respuesta De Apple Tras La Multa De La Comision Europea 1

La carta de Apple en cuestión, cuya versión original pueden leer íntegramente en este link a su web, la verdad es que admite algo más que una simple réplica por parte de un europeo. Se puede leer del derecho y del revés, pero lo cierto es que, como veremos en las próximas líneas, más que argumentar de forma constructiva, apela a razonamientos simplones, algunos pareciendo incluso que buscan la sensibilidad emocional.

En el fondo de la cuestión, Apple acaba defendiendo un modelo injusto simple y llanamente porque favorece sus intereses económicos. Pues bien, da la casualidad de que ese mismo modelo entra en conflicto con los intereses del común de los europeos, motivo por el cual análisis como el que leen deberían ser al menos tenidos en cuenta por la multinacional.

Un mal comiezo

Para empezar, la carta se titula "Un mensaje para la comunidad de Apple en Europa". Empezando por aquí, la multinacional deja meridianamente claro que lo único que le importa, y a los únicos a los que cree que debe una explicación, es a los usuarios de Apple en Europa. Un criticable punto de vista, porque estarán de acuerdo en que Apple no debe dar simples explicaciones tan sólo ante la comunidad Apple, sino que debe darlas ante todos los europeos por explotar en su favor las vulnerabilidades de una Europa que estamos tratando de construir tropezón tras tropezón. Y tengan en cuenta que no asumo que las regulaciones europeas no sean más que mejorables, los que me leen habitualmente saben lo constructivamente crítico que soy en estos temas.

La búsqueda de rentabilidad debe tener unos límites que sólo pueden ser impuestos por las autoridades

Pasa la carta por remontarse al primer desembarco de la multinacional americana en suelo europeo, y más concretamente en Irlanda: fue en un deprimido Cork. En su carta, Tim Cook apela a la argumentación de que Apple apostó por una ciudad con pocas perspectivas en aquel momento, y que creyó que lograría crecer con su empresa. A un servidor, que ya lleva unos cuantos lustros dando tumbos por el mundo económico, este tipo de apuestas presentadas de forma filantrópica le suenan a una búsqeda desesperada de respuestas emocionales, especialmente cuando todos sabemos que este tipo de decisiones son meramente fruto de las políticas de expansión, el interés económico, y el retorno de la inversión de las decisiones de las empresas. Y con eso no digo que las políticas empresariales no deban regirse por criterios de rentabilidad, sino que esa búsqueda de rentabilidad debe tener unos límites que sólo pueden ser impuestos por las autoridades.

La prosperidad de unos pocos no justifica el deterioro de la mayoría

Por Que No Es Aceptable La Respuesta De Apple Tras La Multa De La Comision Europea 3

El señor Cook sigue con demostraciones (que no lo son) de que su política es correcta aludiendo al hecho de que muchas otras multinacionales siguieron su ejemplo e hicieron de Cork una ciudad próspera. Primeramente, ¿De dónde sale que lo que hacen muchas empresas pase ya a ser lo correcto per se? Tim Cook se debe referir a que otras empresas vieron la ventaja y la oportunidad de desembarcar también en una Europa de mercados desarrollados y precios altos, pero con una factura fiscal reducida a la mínima expresión. Evidentemente está justificando un trasvase fiscal intra-europeo amparándose en la generalización de unas prácticas injustas y poco éticas.

Y en segundo lugar, parece que la prosperidad de Cork lo justifica todo. Un europeo debe alegrarse de la prosperidad de un hermano europeo, pero no cuando esa prosperidad se basa en succionar la actividad de los mercados de consumo de los demás países, para hacer una economía de escala impositiva y recaudar altos importes a base a sumar muchas contribuciones a un tipo irrisorio. Y siguiendo este razonamiento global del señor Cook, ¿También debemos alegrarnos y justificar la prosperidad de las Islas Caimán?

Una empresa que generase actividad infinita con tributación cero no cotribuiría a la sostenibilidad del sistema

Posteriormente Apple ensalza su contribución al mercado con productos innovadores, y generando actividad para numerosos proveedores, empleados, y desarrolladores de apps europeos. Nadie le niega nada de esto. Sus productos han demostrado ser un éxito, más de márketing y mercado que desde el punto de vista tecnológico, e indudablemente un gigante como Apple genera actividad en su mercado europeo, pero aquí la cuestión no es ésa señor Cook. La cuestión es si su empresa tributa por esas actvidades en igualdad de condiciones que los otros competidores y no competidores con los que convive en Europa, y en especial con las industrias nacionales que sostienen el tejido impositivo y las economías que insuflan poder adquistivo a los consumidores europeos de los que se nutre su empresa. No hable de cuánta actividad genera usted, sino de cuál es su contribución al sostenimiento de los mercados europeos. Podría usted generar actvidad infinita con tributación cero, y así los europeos no tendríamos ni una carretera sobre la que poner las ruedas de nuestros coches.

Que diga que Apple es el mayor contribuyente fiscal de Irlanda, de Estados Unidos y del mundo deja obviamente un flanco abierto. Si sus principales mercados son Estados Unidos y Europa... ¿No le parece extraño citar ser el mayor contribuyente fiscal en Irlanda y omitir Europa? Señor Tim Cook, es precisamente de lo que usted ha omitido hábilmente de lo que nos quejamos los europeos que no vivimos en Cork. Debería poder usted decir que también es el mayor contribuyente fiscal a nivel panaeuropeo, pero precisamente esto no lo puede decir porque no lo es ni pretende serlo. Para eso fue usted a Cork y no a otro país en suelo europeo.

Se pueden explotar las vulnerabilidades de un sistema de forma legal

No voy a entrar en la legalidad de sus acciones. No dudo de ella, simplemente dudo de la ética de acciones que son puristamente legales, pero que éticamente son muy censurables. Tejer entramados societarios para explotar las vulnerabilidades de un sistema europeo, que vamos mejorando traspiés tras traspiés, es la práctica habitual de ciertas multinacionales. No estoy diciendo que sea esto lo que usted hace, simplemente le invito a que se lo pregunte usted a sí mismo frente al espejo: sólo usted y su consejo de administración conocen la respuesta.

La retroactividad es un punto que es comprensible que resulte doloroso

Obviamente la Unión Europea tiene una guerra abierta, pero no contra usted ni contra su compañía en particular, sino contra cualquiera que ponga en peligro su sostenibilidad. Sinceramente, como europeos, debemos alegrarnos de que en Bruselas hayan primado los intereses de la Vieja Europa frente a intereses particulares. Si bien la retroactividad es un punto que es comprensible que le sea doloroso, debe usted preguntarse si ha sido doloroso para nuestras empresas durante más de una década que usted se haya beneficiado de una tributación sesiblemente inferior a las nacionales, lo cual era un agravio comparativo.

Parece que se siente usted respaldado por el apoyo que le brinda en este asunto el gobierno irlandés, pero realmente ese respaldo no tiene apenas valor argumental, puesto que nigún país va a morder la mano que le da de comer: usted mismo nos ha dicho que Apple es el primer contribuyente en Irlanda. Lo que debe usted valorar es qué piensan al respecto los gobiernos europeos en su conjunto.

Para Tim Cook una empresa debe tributar donde crea valor

Por Que No Es Aceptable La Respuesta De Apple Tras La Multa De La Comision Europea 5

Esta afirmación del señor Cook es una realidad a medias. Nadie le reprocha a Apple que tribute en California por sus labores de investigación. Lo que se le reprocha es que con cada dispositivo Apple que vende en Europa está también creando valor, pero un valor que en una cuantía nada desdeñable se lleva a Irlanda a tributar a tipos ínfimos.

Y no se quede usted con la idea de que consideramos la legislación europea el adalid de la legislación internacional: realmente no estamos valorando en este análisis la ideonidad del veredicto de las autoridades europeas, sino más bien su carta de respuesta a las mismas, y adicionalmente la insostenibilidad para el sistema europeo que suponen ciertas prácticas de trasvase fiscal. Apela usted a que la nueva consciencia de Bruselas sobre este tipo de prácticas fiscales va a deteriorar el empleo y la actividad de las empresas en Europa, pero plantéese a dónde nos lleva seguir permitiendo explotar nuestro poder adquisitivo y llevarse los impuestos a tributar a un tax haven.

Europa sigue en proceso de construcción

Por Que No Es Aceptable La Respuesta De Apple Tras La Multa De La Comision Europea 6

Como ya le he dicho antes, en Europa estamos mejorando nuestras legislaciones tropiezo tras tropiezo. Europa está en construcción. Y llegados a la situación actual en el proceso de construcción europea, en grave riesgo por asimetrías socioeconómicas, dentro de la Unión, una parte ineludible de este proceso es acometer la unidad fiscal. Es la única salida que evitará el caos de que el Euro sucumba. Y ya se puede imaginar lo que supone la unidad fiscal de cara a la tributación de las empresas en suelo europeo.

Aquí no se trata de apelar al criterio fundacional de la Unión Europea de hace más de medio siglo, también podemos remontarnos al criterio fundacional del panaeuropeo imperio romano. Aquí se trata de contemplar una legislación europea que está siendo diseñada gracias a asimetrías como las que explotan las empresas que hacen trasvase fiscal. Me va a entender usted perfectamente con un ejemplo muy simple: ¿Por qué no sustituye en su carta el nombre de Irlanda por el nombre de California y el nombre de la Comisión Europea por el del Gobierno Federal de Estados Unidos? Permítame decirle que su error de concepto es precisamente que no considera el proceso de construcción europeo como lo contemplamos los propios europeos. No le culpo por ello dada la distancia que nos separa. De lo que le culpo es de no mirar el proceso de construcción europeo con los mismos ojos que Benjamin Franklin, Thomas Jefferson, George Washington y otros miraron a los Estados Unidos de América hace tres siglos. Sin su forma de concebir la nación estadounidense ustedes no serían lo que son hoy en día, de igual manera que sin la forma de concebir Europa que tenemos los europeos no llegaríamos a progresar como socioeconomía ni como realidad plurinacional. Europa está en construcción, señor Cook, y en toda obra es necesario llevar casco.

Imágenes | Pixabay Wokandapix | Pixabay FirmBee | Pixabay Etereuti | Pixabay geralt | Pixabay arune3

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos