Compartir
Publicidad

Propuesta para el Gobierno: si suben el IVA, suban los salarios sin aumentar costes salariales

Guardar
33 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Esta subida del IVA se justifica en el ejecutivo como vía para poner en práctica una devaluación fiscal. Esta devaluación fiscal consiste abaratar los costes de las empresas vía rebaja en las cotizaciones sociales compensando la pérdida fiscal con la subida del IVA. Xala i Martí ya presentó esta propuesta que también tiene sus pros y contras como comenta IC en este post de Pymes y Autónomos aunque corto plazo puede ser una medida más para salir de la crisis vía mejora de las exportaciones.

Ahora, De guindos confirma este mecanismo de devaluación fiscal, una subida de IVA y resto de impuestos indirectos para ingresar 8.000-8.500 millones de euros y una rebaja en las cotizaciones sociales de unos 5.000-5.500 millones de euros (PDF). Aquí es donde entra en juego la subida de salarios y me explico ¿por qué no se repercute esta rebaja en las cotizaciones a los trabajadores y subimos de facto los salarios en lugar de abaratar los costes empresariales? Hagamos algunos cálculos y veamos los efectos.

El descuento en la Seguridad Social empresarial, pan para hoy y hambre para mañana


Para que tengamos una idea, la recaudación por cotizaciones sociales (PDF) en el 2011 ascendió a 110.000 millones de euros aproximadamente, incluyendo todos los regímenes, cotizaciones de desempleados, cotizaciones por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y resto. Vamos a quedarnos con la cotización más importante de todas, que es el reparto de cotizaciones a la Seguridad Social en el Régimen General. Esta cotización supuso el año pasado 79.714 millones de euros, de los cuales 66.600 millones corresponden a las empresas y 13.300 millones corresponden a los trabajadores.

Las propuestas del Gobierno van encaminadas a rebajar en 5.000 millones de euros el coste empresarial a la Seguridad Social, por lo que esa rebaja supondrá para las empresas en torno a un descuento del 8,5% en el coste de su Seguridad Social. Eso, suponiendo que el Gobierno no meta en el sistema de descuentos a los autónomos y abarate ligeramente el coste de la Seguridad Social a ambos. Dado que en el año 2011 las cotizaciones de autónomos ascendieron a 9.626 millones de euros, si se consideramos a este colectivo la rebaja podría ser de un 6,5% en el coste de las cotizaciones a la Seguridad Social. Entre nosotros, este descuento es para hoy y hambre para mañana en las empresas dado que tampoco van a conseguir estimular el empleo ni ven una rebaja abismal en el total de costes de producción. Vamos a darle la vuelta al planteamiento.

El aumento de salarios vía Seguridad Social


Tal y como vemos en los datos anteriores, en torno a 10 millones de trabajadores pagan a la Seguridad Social 13.300 millones de euros al año con los descuentos en nómina. El camino a seguir es sencillo, hay que conseguir que esos 5.500 millones de euros abaraten las cotizaciones del trabajador, hay que eliminar también las bonificaciones a la contratación que se evalúan en torno a los 3.500 millones de euros presupuestados a futuro. Acabamos de sacar 9.000 millones de euros para inyectarlos directamente en el bolsillo de los trabajadores mediante rebaja de sus cotizaciones. A efectos prácticos, cada trabajador vería como las cuantías que paga a la Seguridad Social se reducen en un 70% aproximadamente.

Ejemplo práctico. Trabajador con salario de 21.000 euros brutos anuales con un salario bruto mensual de 1.750 euros, vería como su sueldo líquido subiría de golpe en torno a los 100 euros mensuales sin aumentar los costes empresariales. Este efecto de aumento de salario, multiplicado por 10 millones de beneficiarios si puede conseguir un repunte de la demanda interna y es más probable que genere empleo en su radio de acción más inmediato, más que una devaluación fiscal formal para favorecer las exportaciones.

Nota: Esta subida salarial que generamos por esta vía, también tiene efectos en el IRPF. De entrada, aumenta la renta del trabajador al disminuir sus gastos deducibles y la cantidad que no se paga a la Seguridad Social tributará en el IRPF al tipo marginal de cada trabajador. La ventaja es que este efecto impositivo pasa desapercibido al ajusta el tipo de retención en nómina. ¿Qué opináis de esta propuesta?

En El Blog Salmón | 8.000 millones de recaudación subiendo impuestos indirectos: IVA al 22%, Mentiras masivas: los impuestos al consumo subirán en el 2013, Gobierno de España: no hay nadie al volante
Vídeo | Youtube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos