Compartir
Publicidad

Qué deberían haber hecho los políticos y los reguladores para evitar la crisis

Qué deberían haber hecho los políticos y los reguladores para evitar la crisis
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En estas páginas he criticado mucho a los políticos y a los reguladores por ser los causantes principales del estallido de la crisis, ya que permitieron las condiciones que nos llevaron a una crisis acumularse y amontonarse. Nunca he dicho que el sector privado es perfecto, aunque se me han atribuído estas palabras muchas veces. Por otra parte, los intervencionistas en la economía también presentan una caricatura de lo que decimos sobre la libertad de la economía, culpando a los que creemos en el mercado privado de buscar el capitalismo desenfrenado y sin control. Los que toman esta línea suelen concluir con la necesidad de que nuestros políticos deben intervenir más en la economía, como si la manipulación de la economía por parte de los políticos resultaría en mejores economías. No tengo tanta fe en los políticos como tienen los intervencionistas y sólo hay que hablar con los que sufrieron la vida soviética más igualitaria para cuestionar el camino de dar cada vez más poder de actuación a nuestros políticos en las economías.

En estas páginas, he dicho desde siempre que el mercado necesita controles y regulación y que la fiesta económica y financiera que hemos vivido durante décadas necesitaba voces maduras y manos duras para controlar los excesos del sistema. Es decir que el problema de la crisis es que hemos visto demasiada poca regulación. Los políticos y los reguladores tienen un papel muy importante en las economías, que no es participar directamente en la economía productiva, como ya he hablado en estas páginas, pero si es establecer reglas de juego firmes, transparentes e igualitarias y, también, asegurar que estas se cumplen.

Los reguladores y los gobiernos fallaron

Que los mercados presionen a los políticos y a los reguladores para que se les permita hacer más no quiere decir que los políticos y los reguladores deben acceder a suavizar las regulaciones. He criticado muchas veces en estas páginas esta liberalidad reguladora y la necesidad de que los reguladores tengan la fuerza de voluntad esencial para no acceder a las presiones recibidas del sector y para cerrar el grifo en plena fiesta financiera. Los reguladores son profesionales mayorcitos y bien pagados como para oírles decir que no podían resistir a las presiones de los mercados financieros para soltarles las riendas. ¡Tonterías! “If its too hot, get out of the kitchen“, es decir, si la presión del trabajo es demasiado, dejar el paso a otros que si sabríamos decir NO…NO…y NO, cuando la situación lo requiere. Paul Vocker, que fue presidente de la Fed desde agosto del 1979 hasta agosto del 1987, nos ha demostrado que se puede ser regulador y tomar decisiones difíciles.

Por otra parte, las políticas de los gobiernos fallaron por inyectar liquidez desenfrenado al mercado, a través de sus continuados déficits públicos, y su liberalización de los mercados financieros fueron de la mano con los reguladores para impulsar los mercados financieros en la dirección desenfrenada equivocada.

¿Qué podrían haber hecho los reguladores y los gobiernos

Por ejemplo, si los reguladores financieros hubieran subido la necesidad de capital de los bancos del 8%, que lo que era antes del estallido de la crisis, a niveles bastante por encima de este nivel, la actividad financiera se hubiera reducido radicalmente. Si añadimos que, el nivel de capital para operaciones de derivados se podría haber fijado en niveles extraordinarios, también se hubieran visto muchas menores operaciones arriesgadas de este tipo. Proximamente, hablaré de cómo deben estructurarse los nuevos participantes en los mercados financieros y sus regulaciones.

Los gobiernos deberían haber generado superávits en sus cuentas públicas, gestionado mejor sus déficits públicos y su deuda estatal y reestructurado sus economías para que estas hubieran crecido de forma equilibrada y para que las economías no se hubieran desarrollado con peso concentrado excesivo en pocos sectores y, en España, en un sector bastante poco productivo. Todos estos temas los hemos comentado, pedido y criticado en estas páginas desde que empezamos hace más de seis años, incluso cuando estábamos en época de boom, cuando todos se hacen los sordos.

Conclusiones

Suena bastante simple pero no es tan complicado entender lo que pasó y entender lo que se debería haber hecho para evitar lo que pasó. Estas aparentemente simples medidas y actuaciones mencionadas de los reguladores y de los gobiernos hubieron cortado de raiz la excesiva actividad especuladora y el desarrollo de las economías deformadas que vimos.

La crisis vino por la liberalidad de los reguladores y de los políticos. De los primeros en su inyección de liquidez al mercado y por permitir a todos entrar en productos financieros sofisticados y mantener el nivel de capital exigido en los mínimos. De los segundos en su inyección de liquidez al mercado y a través de sus políticas fiscales negativas durante décadas en muchos casos y su falta de equilibrar sus economías.

Es importante entender los errores del pasado para que tengamos ideas de qué debemos hacer en el futuro.

En El Blog Salmón | ¿Qué provocó la crisis del Euro?, algunas consideraciones y Los culpables principales de la crisis, probamos otra vez
Imagen | Hans S

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos