Compartir
Publicidad

Alguien tiene que acabar con las subvenciones a empresas por políticas de integración

Alguien tiene que acabar con las subvenciones a empresas por políticas de integración
Guardar
33 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Las subvenciones son un mecanismo distorsionador de la economía, del mercado laboral y de las propias cuentas públicas por los agujeros ue crean. Es la manera más mala que existe de gastar recursos públicos con contadas excepciones. Sobre todo, las subvenciones a empresas con un verdadero cáncer económico dado que se permite seguir operando con empresas que sin dicha subvención no estarían siquiera en el mercado.

El tema de hoy, es un tema espinoso, dado que vamos a narrar un fraude típico de subvención en el que el aprovechamiento de las discapacidades físicas o psíquicas de los trabajadores afectados son máximas. En Andalucía se ha detectado una empresa que ha recibido subvenciones por más de 1 millón de euros, por contratar trabajadores con algún tipo de minusvalía y realizar un proceso de integración laboral. Las subvenciones que han recibido eran para el pago de nóminas, por parte de la consejería de innovación (no sé qué innova una empresa de telemarketing) y algunas ayudas directas más de la administración pública.

En este caso, la empresa en cuestión no ha cumplido con los criterios de permanencia de los trabajadores en contrato indefinido, condición indispensable para que la subvención sea firme, no ha abonado las nóminas de muchos trabajadores despedidos y además, se han destinado trabajadores a puestos de trabajo en los que era imposible que pudieran desempeñar correctamente o con una calidad de algún tipo. Hablamos de colocar sordos o personas con graves problemas de audición en atención telefónica.

El problema es que esta empresa, se ha creado ad-hoc para este tipo de fraude y su origen principal de ingresos han sido dichas subvenciones. Este caso no es único y cada vez que sale una política de este tipo, existen bastantes empresas que se montan para aprovecharse de dicha subvención, obviando el objetivo fundamental de integración laboral que pueden tener dichas ayudas en su origen.

Ese es el error, pensar que todas las empresas excluyen por definición a las personas con discapacidad y no es cierto. Hay muchas empresas que pueden tener dicha filosofía, pero también hay empresas que tienen personas trabajando con problemas visuales importantes, movilidad reducidad o algunas discapacidad psíquica por el mero hecho de que dicha persona cumple sus funciones laborales en condiciones idénticas a una persona que no tenga dichas discapacidades.

A nivel empresarial está comprobado que este dinero que se destina a estas políticas es dinero tirado a la basura en su mayoría y por tanto, son unas de las primeras subvenciones que hay que eliminar totalmente para seguir quitándolas todas. Si alguien quiere más información de la empresa en cuestión, aquí os dejo la ficha mercantil y los responsables de la misma.

En El Blog Salmón | Las subvenciones distorsionan el mercado, Dónde mejor se gastarían las subvenciones
Imagen | Images_of_Money

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos