Síguenos

beneficios.jpg

 

Los resultados extraordinarios han sido un factor ‘clave’ para las cuentas de resultados de las grandes empresas durante la última década, incrementando de manera notable las cifras récord de beneficios en los años de bonanza y amortiguando los efectos de temporal en los últimos años de recesión, pero parece ser que ya no va ser así de aquí en adelante porque el grifo se ha quedado seco.

Al menos esto es lo que se desprende de la publicación de los resultados trimestrales de muchas compañías de los sectores de la aviación comercial, de la construcción o el financiero. Tal vez estábamos acostumbrados a que los resultados operativos o recurrentes viniesen de la mano de los resultados extraordinarios, pero tal y como su nombre indica, su acaecimiento viene asociado a determinadas situaciones de carácter extraordinario, que la mayoría de las veces se ha encarnado en la venta de activos inmobiliarios con plusvalías.

El agotamiento de estos, también supone un cambio de ciclo en los resultados empresariales en el que cada empresa deberá esforzarse por mostrar lo mejor de sí en sus operaciones corrientes sin poder volver la vista hacia la bendición del ladrillo, no pudiendo esconder la realidad económica tras él. ¿Ha sido el fin de la burbuja inmobiliaria ‘clave’ para apreciar la realidad económica de nuestro tejido empresarial?

Vía | Cinco días
En El Blog Salmón | Rentabilidad segura en las inversiones en vivienda
Imagen | jonycunha

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario