Desigual y su publicidad sexual: éxito asegurado por las críticas de reprimidos y puritanos de salón

Sigue a


En este país, nos la seguimos cogiendo con papel de fumar y el progresismo de salón, se queda fundamentalmente en eso, en el salón. Basta con hablar de sexo o entrar en publicidades con connotaciones directas al sexo para que la vena nacional-católica de izquierdas y derechas salte a flor de piel y comencemos a replantearnos lo humano y lo divino.

La última empresa que está siendo vapuleada mayoritariamente por recurrir al sexo explícito (de pensamiento, que también atenta contra el sexto mandamiento del Dios católico) ha sido Desigual y su campaña publicitaria “Tengo un plan”. No tengo muy claro si es que algunas críticas lanzadas son por falta de sexo, por falta de inteligencia o por un poco de todo junto. Lo que está claro es que en este país hablar de sexualidad o publicidad sexual, es tema tabú aunque un excelente recurso de marketing.

En este caso, Desigual muestra sus prendas desde una habitación con varias modelos probándose diferentes prendas y lanzando al aire sus pensamientos, desde la idea de “tirarse al jefe” que está muy bueno, a las vueltas que le da una chica lesbiana para presentar a su pareja. El anuncio ha sido tachado de ¿machista? por algunas chicas y también acusan a la marca de frivolizar sobre el carácter y libertinaje sexual de las mujeres.

Como siempre que se combina publicidad con sexo, la marca consigue titulares (este post sin ir más lejos), que se hable de ella y abrir un debate social que va más allá de su propia moda, dado que como buenos españoles que somos, nos importa muchísimo con quién se va cada cual a la cama, en qué circunstancias y por supuesto, sus prácticas sexuales. La palabra libertad privada sigue viniéndole muy grande a la mayoría de la sociedad y existe demasiado progresismo de salón que no es capaz de avanzar más allá de las tesis retrógradas de una cohorte de meapilas.

Un aplauso por Desigual, por idealista y por todas aquellas empresas que afrontan el sexo como naturalidad y que lo usan como técnica de marketing e imagen con el mero objetivo de captar titulares, polémica y ríos de indignación de puritanos prohibicionistas que controlan los orgasmos de todo el mundo menos los suyos.

En El Blog Salmón | Custó Barcelona contra Desigual: querellas catalanas, En temas de coyunda, búscate una casa

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

46 comentarios