Sigue a

iphone5



ACTUALIZACIÓN: Nos enteramos gracias a nuestros compañeros de Applesfera de que AppleInsider informa de que, según algunos analistas, la rebaja en encargos de componentes puede ser debida a una mejora del proceso de construcción del teléfono y no a una reducción de la demanda.

En el día de ayer nuestros compañeros de Xataka Móvil y de Applesfera se hicieron eco de unos informes procedentes de Asia según los cuales Apple podría haber reducido a la mitad sus encargos de componentes para el iPhone 5. Concretamente, entre enero y marzo, los pedidos de paneles a Sharp, LG y Japan Display habrían pasado de 65 millones inicialmente a 33 millones.

A día de hoy la noticia aún no se ha confirmado y bien podría tratarse de un rumor más de los que rodean al ecosistema de Apple. No obstante, de ser cierta, podríamos asociar dicha bajada a una disminución de la demanda de iPhones en el mercado, lo cual es algo más que evidente y que antes o después tenía que pasar, pero que no debe hacernos poner el grito en el cielo.

De entrada, nadie puede negar que el iPhone haya marcado un antes y un después en el sector de la telefonía móvil. Sin embargo, si nos fijamos en su ciclo de vida observamos que tras su introducción en el mercado y su posterior espectacular crecimiento, este se encuentra actualmente en su etapa de madurez, la cual se caracteriza por la existencia de un alto número de competidores y por una estabilización y estancamiento de las ventas. En estas circunstancias, una caída de la demanda es algo más que previsible.

Del mismo modo, casi que me atrevería a afirmar que el iPhone ya ha dejado de ser el buque insignia de la telefonía móvil. Aunque mucha gente haga largas colas para conseguir uno y sus cifras de ventas sean espectaculares, lo cierto es que los competidores de Apple, Samsung principalmente, han hecho muy bien los deberes y han sabido recuperar esos años de diferencia que el iPhone le llevaba a sus rivales. Al enriquecerse la oferta, los consumidores tienen más opciones de compras y ello inevitablemente afecta a la demanda del producto estrella de los de Cupertino.

A esta circunstancia se añade el hecho de que las mejoras introducidas por Apple en cada nueva versión de su teléfono no representan grandes innovaciones con respecto a los modelos anteriores. Para alguien que no sea un snob tecnológico, pasar del iPhone 4 o 4s al 5 es más un capricho que una necesidad, puesto que la experiencia de usuario es prácticamente la misma y las especificaciones técnicas tampoco suponen una verdadera revolución. Es posible que en este sentido Apple se esté durmiendo un poco en sus laureles, si bien es cierto que las expectativas suelen ser casi siempre exageradas.

Y no podemos olvidar otros dos factores claves que podrían justificar esta caída de la demanda: por un lado, la crisis; y por otro, el hecho de que el mercado occidental tal vez se encuentre ya saturado de smartphones relativamente nuevos. En estas circunstancias, tirar de la tarjeta de crédito para gastar más de 600 € en un teléfono es, como dije más arriba, un capricho más que una necesidad, máxime si ya cuentas con un smartphone que cubre tus necesidades.

En definitiva, un retroceso en la demanda del iPhone 5 sería lógico por lo motivos argumentamos. Sin embargo, no debemos pecar de ingenuos e intentar vender la piel de Apple antes de tiempo. A pesar de la caída en bolsa de sus acciones en los últimos meses, los resultados de Apple en 2012 serán los mejores de su historia y las cifras de ventas del iPhone espeluznantes. A día de hoy, especular con un declive de la compañía carece de sentido.

Vía | Wall Street Journal
En El Blog Salmón | Apple domina su sector, no siempre fue así, ¿Decepción con iPhone 5? Apple rompe su techo de cotización tras el éxito en ventas y Odiar o no odiar a Apple, esa es la cuestión
Imagen | Applesfera

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios