Antonio Brufau de Repsol YPF quiere mantener la independencia

Síguenos

Antonio Brufau Niubó, Presidente de Repsol

Estamos todavía con el culebrón del momento, el estado del accionariado de la petrolera española, Repsol YPF.

Recordamos que sus accionistas principales, Sacyr Vallehermoso, con 20%, y Criteria, de La Caixa, con 12,68%, están buscando comprador para sus participaciones. Mutua Madrileña, con su 2%, también está metido en el tema para una posible venta.

La petrolera rusa, Lukoil, todavía está en la lista de posibles compradores, queriendo sólo el 29,9% de las acciones y, así, evitar tener que lanzar una oferta pública de adquisición (OPA) y ofrecer su precio a todos los accionistas.

Como se ha visto muchas veces en España, se puede pagar alto para comprar el 29,9% de una empresa y luego, como se es el accionista más importante, empezar a tomar el control del consejo y de la dirección de la empresa. Tomar el control sin pagarlo, que hemos criticado en estas páginas muchas veces.

Antonio Brufau, que está viendo estas maniobras sobre el accionariado de su empresa al margen de el, acaba de anunciar, correctamente, que no permitirá el cambio del control de la empresa si no hay una OPA total. Una postura muy correcta, aunque se sospecha que la decisión fue tomada más para proteger su posición que por preocupación de que las cosas se hagan bien.

El interés de la petrolera rusa ha saltado las alarmas políticas.

En la misma frase, el gobierno español está tomando una postura a favor del mercado diciendo que, como empresa privada, no puede interferir con las operaciones financieras privadas y, al mismo tiempo, dicen que la dirección de la empresa se mantendrá en manos españolas. Parece que no se dan cuenta que esta condición es interferir en la operación.

Otra complicación, es el vínculo que Lukoil tiene con el gobierno ruso y, aunque se dice que esta empresa está en manos privadas, ya comentado en estas páginas. Y no olvidemos que las empresas extrangeras invirtiendo en sectores estratégicos rusos, lo tienen cada vez más difícil, es decir, de reciprocidad nada.

Una más, que me parece muy grave, es que a Lukoil los fiscales españoles la han vinculado a personas relacionadas con la mafia rusa y con el blanqueo de capitales provenientes de actividades ilegales.

Una de las obligaciones de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) es velar por la fiabilidad y la transparencia de los mercados de valores. Cuando se contempla una compra de una empresa cotizada, especialmente si esa empresa seguirá con su cotización y con accionistas minoritarios, la CNMV tiene la obligación de investigar los compradores.

Le toca a la CNMV enviar a Lukoil una petición de información y de aclaración para que se asegure de la naturaleza de todos los vínculos de este comprador.

Vía | El Pais
En El Blog Salmón | Consideraciones sobre la compra de Repsol YPF por Lukoil y Las renacionalizaciones españolas continúan

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario