Síguenos

gsma-elige-barcelona-2011.jpg

Hace unos días, la ciudad de Barcelona fue elegida la capital del móvil por la asociación mundial del sector móvil, la GSMA, y disfrutará de este título del 2012 al 2018. El beneficio principal de recibir esta designación es que continuará como el anfitrión del evento principal del móvil a nivel mundial, la GSMA Mobile World Congress (Congreso Mundial del Móvil), y también los otros eventos que se organizarán a su alrededor, el Mobile World Festival y el Mobile World Congress.

Este año, el más reciente Congreso, un evento de cuatro días, contó con 60.000 asistentes de más de 200 países, incluyendo 3.000 líderes de empresas y delegaciones de 131 países, cubiertos por casi 3.000 representantes de la prensa mundial. Un evento impresionante que hace mucho ruido. Justo antes de este Congreso, en enero de este año, la GSMA eligió la lista de ciudades finalistas, que eran Barcelona, Milán, Múnich y París, que es cuando los respectivos gobiernos empezaron a hacer sus deberes.

Estar en las listas de mejores ciudades ayuda mucho a estar en estas listas de selección pero, cuando llega el momento de decisión, estas organizaciones buscan el compromiso de los gobiernos locales y ese compromiso lo miden en inversión de dinero público. Por eso el interés de estos gobiernos de demostrar el valor para las respectivas economías de tanto gasto público, por ejemplo, la Fórmula Uno y la Copa de América en Valencia, los repetidos sueños olímpicos en Madrid y, ahora, la capital móvil de Barcelona.

El Ayuntamiento de Barcelona ha declarado que, el impacto económico positivo para su economía a lo largo de los siete años sumará 6.000 millones de euros, incluyendo 1.600 millones de ingresos directos y 5.000 puestos temporales. Números impresionantes. El problema es que no he visto todavía el anuncio igual de alto y detallado, de lo que costará este premio a las arcas públicas durante el mismo periodo. Aunque se ha dicho que la aportación inicial será 90 millones de euros y se habla de la participación del sector privado.

Está claro lo que gana la GSMA, pero a ver cuál es el beneficio real para los ciudadanos. Nunca deberíamos estar viendo dinero público gastado sin control para proyectos privados pero, en situación complicada, aún menos.

Vía | M and M Global (en inglés)
En El Blog Salmón | Tablets: nuevas necesidades como motor de crecimiento económico y El ranking de la economía digital – 2010

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios