Compartir
Publicidad

El chantaje chino como estrategia de ayuda entre 'amigos'

Guardar
37 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estamos en momentos inciertos en las economías internacionales y, cuando vemos a varios bancos centrales anunciar de forma coordinada inyecciones multimillonarias a los mercados, comentado esta mañana, aunque el objetivo es calmar a los mercados, con la falta de información disponible, el resultado es que la incertidumbre incrementa.

Otro de los caminos que se está siguiendo para resolver los problemas de falta de liquidez es el intento de atraer a los países con excesos de liquidez a que participen en las economías con necesidades de liquidez, vendiéndoles deuda, atrayendo sus inversiones e incentivando sus turistas. Por eso tanto afán en ser amables con países de Oriente Medio y Asia. China, con sus reservas de más de $3.200.000 millones, ya tiene más de $2.000.000 millones invertidos en deuda estadounidense de todo tipo y más en deuda europea, incluyendo miles de millones prometidos para España. Se sigue intentando atraer las inversiones de este país que, no obstante, se están cansando con las pérdidas que sus inversiones están sufriendo.

Los líderes chinos siguen con su discurso de que quieren hacer más, como dijo hace poco el primer ministro en el Foro Económico Mundial, y como vemos en el vídeo, aunque ahora parece que están más enfocados en inversiones directas que en compra de más deuda. Dicen que quieren hacer más pero también dicen que quieren que sus socios sean más flexibles en lo que ellos quieren, como se espera entre amigos.

En estos momentos lo que quieren es que su solicitud de afiliación a la Organización Mundial del Comercio (OMC) se adelante, especialmente con su designación de su estado como economía de mercado. El problema es que China no es una economía de mercado, es una economía totalmente guiada por las autoridades y el nivel de ‘economía de mercado’ que existe lo permiten pero de forma muy dirigida, muy controlada y muy guiada, incluyendo las siguientes formas de incumplir con la designación:

  • El valor de la moneda está controlada.
  • Las inversiones están guiadas.
  • Las inversiones extranjeras están estranguladas.
  • Las importaciones están moderadas.
  • El consumo local está limitado.
  • Los préstamos internos están guiados y limitados.
  • Los costes financieros, especialmente para las empresas más pequeñas, se mantienen en niveles excesivos.
  • Los niveles de intereses para los depósitos se mantiene en niveles muy bajos.

Recibir designación de su estado como economía de mercado, por ejemplo, haría mucho más difícil sancionarles cuando sus empresas venden productos a mercados internacionales por debajo de costo, lo que se llama en el negocio dumping, camino que han seguido desde hace tiempo para llevarse el mercado. Lo que los países ricos hacen con los países pobres.

Hay mucho de qué hablar con los gobernantes chinos antes de que reciban el visto bueno como economía de mercado de verdad, pero no debemos esperar mucho de los políticos occidentales que tienen sólo una obsesión en estos momentos. China recibe el estado de economía de mercado en 2015 pero dice que adelantar su designación seria de amigos, como la ayuda que saben que ahelamos.

Via | New York Times y BBC News (los dos en inglés)
En El Blog Salmon | La transformación interna de China es más espejismo que realidad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos