Compartir
Publicidad
Juncker propone wifi gratis en las ciudades europeas: una mala idea
Entorno

Juncker propone wifi gratis en las ciudades europeas: una mala idea

Publicidad
Publicidad

En el debate del estado de la UE, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker ha dicho que tiene intención de impulsar que todas las ciudades tengan Wifi gratis en el centro para 2020. Esta es una de las principales promesas de inversión en tecnología por parte de la UE.

Y lo cierto es que es una mala idea. Hace diez años todavía podía tener un sentido, intentar conectar a cuanta más gente mejor, pero a día de hoy es un gasto completamente innecesario y me recuerda al fallido plan E de España.

La conectividad no es cara

A día de hoy, en cualquier país de la UE, el precio de tener una SIM con conectividad de datos es ínfimo. Hasta en España, que es un país con tarifas tradicionalmente elevadas, es posible tener datos en el móvil de 1 GB por apenas 5 euros al mes con una tarifa de prepago (y más barato si vamos a contrato).

En otros países es incluso más barato. Y con el fin del roaming (aunque tiene limitaciones) no va a haber problemas para que los turistas puedan disfrutar de Internet mientras navegan fuera de su país.

La inversión tiene dos costes

Por tanto la inversión en redes Wifi municipales, aunque podía tener sentido hace diez años, cuando las tarifas de datos de la telefonía móvil eran caras, a día de hoy no tiene sentido. Es una inversión que puede generar empleo a corto plazo, sí, pero no da más de sí.

Esto me recuerda al Plan E. Como medida para paliar temporalmente los efectos de la crisis era buena, pero tan limitada en el tiempo que no servía de mucho ante una crisis profunda. Y al final se invirtió todo en infraestructuras que no ayudaron a mejorar la productividad de España (casi todo se fue a cambiar las aceras y construir polideportivos que luego no se pudieron mantener).

Y el coste es doble, ya que lo que se invierta en crear estas redes Wifi es dinero que no se invierte en otras cosas (sí, estoy hablando del coste de la oportunidad). ¿Y si todo el dinero que se piensa dedicar a las redes Wifi se invirtiera en I+D en universidades para mejorar la competitividad de Europa frente al resto del mundo? A corto plazo también generaría empleo pero además tendría una repercusión a largo plazo.

Parece que España no es tan diferente de Europa y que allí tampoco tienen un plan claro de cómo sacar a Europa de la crisis. Y aunque invertir en Wifi suena mejor que invertir en aceras, al final estamos hablando de lo mismo: invertir en infraestructuras no estratégicas.

Más información | Página oficial del debate del estado de la UE

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos