Compartir
Publicidad

La insolidaridad empresarial de Iberdrola, según la alcaldesa de Albacete

La insolidaridad empresarial de Iberdrola, según la alcaldesa de Albacete
Guardar
33 Comentarios
Publicidad
Publicidad


En Albacete corren tiempos complicados dado que Iberdrola, empresa que le suministra la electricidad les ha cortado la luz a un par de polideportivos y a la biblioteca municipal después del impago de facturas por importe de un millón de euros. Estas facturas, llevan pendientes desde el año 2009 según leemos en El Mundo y como no podía ser menos, la alcaldesa de la ciudad “ha sacado el verbo” a pasear y ha tachado a Iberdrola de insolidaria por no atender a las necesidades del ayuntamiento, por no avisar por no seguir haciendo más gorda la factura impagada.

Hay que tener la cara muy dura y las alforjas muy amplias para decir que una empresa que corta el suministro por impago es insolidaria, dado que a esta alcaldesa se le olvidan varios aspectos fundamentales de las relaciones económicas en la sociedad:

  • La primera es que Iberdrola como empresa también tiene unos costes para servirle a las instalaciones, como son por ejemplo, las nóminas de sus empleados. Estos empleados tambien son “insolidarios” y les gusta cobrar a fin de mes, con lo cual, para que una empresa funcione con normalidad, debe vender mucho y cobrar todo lo que vende. Vale que Iberdrola es una gran empresa, pero no sólo le debe el ayuntamiento de Albacete, hay muchos más que le deben.
  • La segunda es la doble vara de medir en solidaridad para con los pagos y deudas pendientes. La administración pública a todos los niveles se rige por la Ley General Tributaria y a la hora de recaudar impuestos, la solidaridad no existe. Que le pregunten a los vecinos de Albacete (o cualquier otro sitio) en paro y sin ingresos a ver qué les pasa si no pagan su IBI, sus impuestos de circulación o cualquier otro impuesto. El embargo sobre sus bienes y derechos es directo rápido y doloroso.

La administración pública tiene todo el Estado de Derecho a su favor para ejercitar el cobro de sus tributos y me parece perfecto. Es más, tiene tanta fuerza que con pasarnos un solo día de la fecha límite de pago, ya tendremos que pagar con un recargo importante. Ahora bien, los ayuntamientos no pagan por norma general y eluden cualquier tipo de responsabilidad frente a las deudas con las empresas y siguen demandando más y más bienes y servicios. Esta balanza está muy inclinada para la administración pero a algunos alcaldes les parece poco incluso. Si por ellos fuera, las prestaciones al reino deben ser gratuitas e insustituibles” tal y como ocurría en la edad media con los señores feudales.

Señora alcaldesa, no vuelva a hablar de solidaridad con los ayuntamientos cuando no les han cortado la luz sobre instalaciones imprescindibles, le han dado margen al ayuntamiento durante dos años y ustedes, tanto su corporación como la anterior, han dado la patada hacia adelante y no pagan sus deudas mientras embargan a sus ciudadanos a diestro y siniestro. Paguen sus facturas sencillamente.

En El Blog Salmón | Primer embargo a un alcalde por las deudas de un ayuntamiento, Condeicionando las ayudas a los ayuntamientosz, El ICO al rescate de los ayuntamientos
Imagen | Gabriel Villena

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos