Compartir
Publicidad

La multa europea a Microsoft no es seria

Guardar
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta mañana, Joaquín Almunia, Vicepresidente de la Comisión Europea (CE) y comisario de Competencia, anunció los resultados de la investigación sobre el incumplimiento de Microsoft con el acuerdo que la empresa tenía con los reguladores europeos para, como dijo Jaime "permitir a los usuarios elegir navegador en la versión de Windows 7, Service Pack 1 que el gigante del software lanzó en 2011". Para penalizar el incumplimiento, Microsoft ha recibido una multa de 561 millones de euros.

Son investigados y multados y aceptaron medidas de rectificación y, ahora que vemos que las medidas las incumplen, estamos años después todavía esperando a que respondan y sólo les multan 561 millones, y eso que lo han llamado una infracción muy grave (very serious infringement).

Vamos a situar esta multa en contexto. La multa de 561 millones de euros es equivalente al 0.076% de su facturación o 3,3% de su beneficio neto. Es decir, que podrían haber pagado la multa 33 veces con su beneficio neto del 2012.

En estas páginas he hablado mucho de la necesidad de penalizar, multar y cargar de impuestos a los que incumplen la ley o las normas. Políticos están como locos para hacer cosas e idean genialidades como querer intrometerse en la empresa privada y fijar los sueldos de los directivos. En situación donde imponen medidas respaldadas por penalidades, cuando existe incumplimiento, imponen una multa del 0.073%.

Con más de 63.000 millones de euros en caja y en inversiones en el balance y generando más de 20.000 millones de euros el año pasado, Microsoft puede cubrir muchos años de multas a los niveles que parece que las autoridades quieren.

Si las autoridades quieren que empresas les tomen en serio y que tomen las regulaciones en serio, hay que hacer las penas por el incumplimiento suficientemente impactantes como para que se lo tomen en serio, y no es la primera vez que lo pido, suficientemente costosas para que nadie quiera caer en el incumplimiento.

Para llamar la atención los castigos deben ser impactantes, en situación en que la empresa ha acordado que hicieron mal y que se han comprometido a hacerlo bien y a cumplir, probemos, por ejemplo, con multas del 10% de la facturación mundial de la empresa. En este caso, la multa sería 7.372 millones, que sigue siendo algo más del 43% de su beneficio neto. No obstante, con ese tipo de multas, las empresas tomarían en serio las regulaciones y se cuidarían de cumplirlas.

En El Blog Salmón | Diez años después, el Tesoro danés le reclama a Microsoft mil millones de dólares

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos