Síguenos

dragón-chino


Según los datos de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), la mitad de los nuevos autónomos extranjeros que se han sumado en España al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) son chinos. A lo largo de 2012 un total de 3.177 nuevos empresarios proceden de este país asiático. ¿Debe sorprendernos la noticia? No, en absoluto.

Ya comentamos en una ocasión como las universidades españolas, principalmente las facultades de economía, recibían cada vez una mayor afluencia de estudiantes procedentes de China. Hablábamos de un nuevo perfil de empresario chino en potencia, con estudios superiores y sobrada formación que difícilmente decidiría volver a su país de origen para emprender un negocio. El punto de mira de estos estudiantes era España y es aquí donde iniciarán su actividad empresarial.

El aumento progresivo del número de altas de ciudadanos chinos en RETA no sorprende a nadie. La cultura del esfuerzo de esta comunidad se está implantando cada vez con mayor velocidad en nuestra sociedad y sólo cabe esperar una evolución en la tipología de sus negocios. Sus primeras empresas fueron restaurantes chinos en los años 70, siguieron los bazares del “todo a 100” y, en un futuro no muy lejano, irrumpirán en sectores empresariales en los que se exige mayor cualificación y formación.

A pesar de las cuestionables condiciones laborales a las que están acostumbrados los miembros de esta comunidad, con jornadas de trabajo interminables y prácticamente sin días libres, espero que con el paso del tiempo sus costumbres se flexibilicen en cierta medida. Sin embargo, ¿porqué cambiarían un modelo de negocios que tan buenos resultados les está dando? Quizás las nuevas oportunidades de negocios a las que se enfrenta este colectivo justifiquen una “occidentalización” de su forma de trabajar, o tal vez no, quién sabe.

Definitivamente, sólo el paso del tiempo esclarecerá el futuro que les espera a los empresarios chinos. Sea como fuere, yo me quedo con el ansia empresarial y las ganas de trabajar de estas personas, dispuestas a desplazarse miles de kilómetros, adaptarse a una cultura totalmente diferente a la suya y emprender negocios, algo que se agradece dada la actual coyuntura económica de nuestro país. ¿Deberíamos aprender un poco de ellos?

Vía | Expansión
En El Blog Salmón | El modelo parasitario chino en las economías mundiales, Primera manifestación de empresarios chinos en España, Consideraciones sobre la competencia china
Imagen | Esparta

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

40 comentarios