Sigue a El Blog Salmón

A raíz de la entrada de Los falsificadores uno de vosotros nos llamo la atención sobre el caso de los llamados superdólares norcoreanos: billetes de 50 y 100 dólares norteamericanos falsificados por el paraíso comunista de Extremo Oriente. Si uno rasca en la fuente, en la noticia del Time, tiene gracia, ya que parace ser que la maquinaria paran relicarios proviene de la extinta República Democrática de Alemania. Ya sabemos que los soviéticos y aliados se repartieron a los profesionales nazis de todos los campos, y en este de la falsificación llama la atención la casualidad/causalidad del nexo alemán.

En todo caso, con los billetes que se estima produce la imprenta norcoreana no parece que sus propósitos fuesen los mismo que los del mayor Krueger. Más bien parecen limitarse a obtener un modo de financiación para sus actividades en el exterior y adquisiciones varias. ¿Peligroso? Sin duda, pero casi más peligrosa me resulta más la obsesión de algunos que , aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, y ante la propuesta de eliminar esos billetes de 50 y 100 dólares, tiran por elevación y apuestan por acabar por los dólares en metálico, como hace el articulista del Time.

El pretender acabar con las mafias a través de la eliminación del dinero en metálico me parece una broma. Todos sabemos, o debiéramos saber, que los activos en metálico que manejan estos grupos son una ínfima parte de los recursos que manejan. Su dinero de verdad esta materializado en activos inmobiliarios, financieros, sociedades lavadoras y otras más limpias que la patena, etc. Eso por no citar que en el momento en que se acabase con los dólares físicos nada impediría que se acudiese a otra divisa o medio de pago físico para realizar las pequeñas transacciones “sospechosas”.

Eso si, a corto plazo es posible que esto satisficiese los húmedos sueños de aquellos que van mucho más allá de la lucha contra el crimen organizado, y que pretenden un control exhaustivo de los finanzas de los ciudadanos, con supuestos motivos fiscales. Curiosamente, esos talibanes de lo público suelen coincidir con los apóstoles del déficit y de la deuda, los mismos que se hinchan de cebar con dólares que, en ultima instancia son tan falsos como los de los norcoreanos. Y puestos a hablar de crimen organizado los que acumulan activos en dólares no se que opinión tendrán de la Reserva Federal.

Vía | Time
En El Blog Salmón | El origen del desorden financiero y del desempleo global

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios