Necesitamos el modelo correcto para atraer inversores de largo plazo

Sigue a

oecd-we-need-more-long-term-investors.jpg

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) nos trae un interesante análisis sobre la importancia de los inversores a largo plazo y lo que deben hacer los gobiernos para establecer las bases que faciliten este tipo de inversión.

Necesidades futuras de capital

Nos explica que crecerá la demanda de capital a largo plazo en el futuro, para ayudar a los países a salir de sus actuales problemas de crisis económica, de altos déficits públicos y de altas deudas. No sólo eso, habrá muchas más necesidades de capital a largo plazo para adecuar a las economías del futuro. Un informe de la OCDE sobre la infraestructura para 2030 nos dice que las necesidades estimadas de infraestructura global para estar al día suma hasta $50.000 millones. La Agencia Internacional de la Energía ha estimado que la adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático para 2050 requerirá inversiones de alrededor de $45.000 millones y hasta $1.000.000 millones al año.

Sin embargo, la disponibilidad de los inversores a largo plazo se está frenando. En los primeros tres meses de 2012, el volumen global de la financiación de nuevos proyectos sumó $64.600 millones, un tercio menor que el año anterior, y existe la expectativa de que esa financiación podría reducirse aún más.

Hay mucho capital disponible

No es porque los inversores no tienen el capital. Los principales inversores institucionales en la OCDE, que a nivel mundial gestionan $71.000.000 millones en activos, son los siguientes:

  • los fondos de pensiones,
  • las compañías de seguros,
  • los fondos mutuos.

Además, en los mercados emergentes, los fondos soberanos de inversión son sus principales inversores, con más de $4.000.000 millones en activos. Todas estas instituciones son conocidos como “inversores a largo plazo”, aunque no siempre actúan de esa forma.

Los tipos de inversor y su impacto

Por lo que nos dice la OCDE, hay tres tipos de inversores a largo plazo, que también pueden compatibilizarse, que son los siguientes:

  • Capital “paciente”; que tienen la capacidad de mantener sus inversiones durante largos períodos, con baja rotación de sus carteras, no piden estrategias inversoras pro-cíclicas e invierten en activos menos líquidos. Como consecuencia, pueden dar lugar a mayores beneficios netos con el tiempo y a una mayor estabilidad financiera.
  • Capital “comprometido”; capital más activo con las empresas, que fomentan políticas activas de voto en los órganos de poder de las empresas, lo que lleva a un mejor gobierno corporativo y a empresas mejor gestionadas.
  • Capital “productivo”; capital que proporciona soporte para el desarrollo de infraestructura, el crecimiento de la economía medioambiental y la financiación de las pequeñas y medianas empresas (Pymes), entre otros, impulsando un crecimiento sostenible.

los inversores institucionales traen ventajas y son criticables

Aunque son criticados por su enfoque en el corto plazo, al contrario a los hedge funds y los traders, los inversores institucionales traen muchas ventajas a largo plazo para la economía mundial, incluyendo:

  • contribuyen a la estabilidad financiera general,
  • actúan como amortigüadores en épocas de volatilidad en los mercados financieros,
  • ayudan en el desarrollo de los mercados de capitales,
  • mejoran la liquidez de los mercados,
  • amplían el acceso a la financiación,
  • tienen necesidades del largo plazo que casan con inversiones del mismo tipo.

Son ciertas algunas críticas que se hacen a estos inversores, incluyendo:

  • actúan como si son manada y se siguen los unos a los otros,
  • pueden actuar para alimentar burbujas cuando estas comienzan,
  • no siempre han actuado con responsabilidad en la mejora del gobierno corporativo de las empresas donde invierten, incluyendo manteniendo controlados los sueldos de los ejecutivos de sus empresas,
  • contratan gestores de fondos y luego miden su rendimiento en base a resultados cortoplacistas,
  • facilitan las actividades en corto prestanto títulos que tienen en cartera y que los que están en corto necesitan para cumplir la liquidación de sus ventas.

¿Qué pueden hacer los gobiernos para incentivar el largo plazo?

Algunas medidas que los gobiernos pueden considerar para mejora el marco para atraer al tipo de inversor que interesa para el largo plazo, incluyen las siguientes:

  • Mejorar el marco regulatorio para los inversores institucionales.
  • Redefinir la forma de calcular los activos y pasivos, ya que ahora tienen en cuenta los volátiles precios de mercado que introducen más incertidumbre de lo que deben y fuerzan a actividades cortoplacistas sin necesidad.
  • Permitir desarrollar sistemas de gestión de riesgos que tienen en cuenta el más largo plazo.
  • Eliminar las barreras regulatorias y de inversión.
  • Redefinir normas de solvencia y financiación que ahora impulsan a actividades cortoplacistas sin necesidad.
  • Fomentar la inversión busátil a largo plazo de forma más generalizada.
  • Asegurar que no hay barreras regulatorias a los inversores institucionales que actúan como accionistas más activos, incluyendo:
    • La consolidación de acciones.
    • Los aspectos fiscales.
    • Protecciones de las ofertas públicas de adquisición (OPA), especialmente protegiendo a los inversores minoritarios.
    • Nomás que no permiten la colaboración entre accionistas.
  • Permitir más facilidades a los accionistas, por ejemplo, permitir el voto electrónico de acciones,
  • Se podría exigir a los inversionistas institucionales, por ejemplo:
    • La revelación de las políticas de voto.
    • La publicación de los registros de los fondos.
    • La publicación de las políticas de buen gobierno.
    • La publicación de las políticas de conflicto de interés.
  • Introducir otros incentivos, como dar derechos de voto adicionales a los inversores a largo plazo.
  • Permitir la colaboración entre los accionistas, especialmente entre los pequeños inversores, que reduciría su trabajo y costo.
  • Fomentar los servicios activos, tales como los fondos de activistas y las empresas de delegación de voto.
  • La orientación más activa a los inversores sobre las mejores prácticas.
  • Ayudar a los inversores frente a los riesgos de largo plazo, como por ejemplo mediante el apoyo a la elaboración de índices transparentes y confiables.
  • Más emisiones de deuda con vencimientos a largo plazo y los bonos indexados a la inflación que facilitan la gestión de riesgos a largo plazo de los inversores.
  • Fomentar un mejor ambiente para facilitar los acuerdos público-privado, que también permitirían la evaluación y selección conjunta de las oportunidades de inversión.

Se debe buscar un sistema financiero más equilibrado en el que los inversores colaboran para participar de forma más productiva. Aquí hay mucho que los reguladores tienen que hacer y deben pensar en comenzar.

Con tanta AVE, carretera y aeropuerto, no se si España está tan necesitada de más inversiones en infraestructura. No obstante, muchos países, incluso países ricos, si están necesitados y estas son oportunidades de negocio potencial muy interesante. Como dije en estas páginas hace un tiempo:

A pesar de la crisis que está sufriendo, España sigue destacando en varias áreas y mencionan su liderazgo en energías renovables, en infraestructura y su posición como puerta de entrada a América Latina.

Los primeros de estos donde destaca España en las mentes de los inversores entran exactamente en las características de lo que interesa a los inversores de largo plazo. Estas áreas son fuertes fuentes potenciales de negocio para empresas españolas alrededor del mundo. Algunas lo han estado haciendo. ¿Serán las empresas españolas capaces de aprovecharse de estas oportunidades de futuro?

En El Blog Salmón | El Indice del atractivo de los países para los inversores internacionales y El Golfo tendrá mucho más para invertir

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios