Opel, cómo desarrollar una nueva estrategia cuando no tienes ideas

Síguenos

Opel

En las últimas semanas, la prensa ha estado llena de la proyectada venta de Opel, el negocio europeo del fabricante estadounidense, General Motors que, cuando anunció la venta, estaba en situación financiera grave.

El proceso de venta no duró mucho, incluso con varios pretendientes interesados, y no tardó mucho la elección de la canadiense, Magna International, acompañada de varios socios.

Inmediatemente después de acordar la compra, Magna anunció sus condiciones. Estas eran, primero, recibir ayudas de gobiernos europeos donde tenían plantas de fabricación para asegurar su continuidad. Segundo, que los trabajadores deberían aceptar concesiones en sus condiciones de trabajo, horas y sueldos, para ampliar la productividad de las plantas, reducir los costos y, en algunos casos, aceptar cerrar plantas y/o reducir empleo.

Con eso, Magna inició un proceso de reuniones, con políticos y con sindicatos.

Magna avanzó bastante en sus reuniones, recibiendo ayudas de los primeros, y concesiones de los segundos, y tenían previsto cerrar la operación proximamente.

Eso es cuando entró otra vez General Motors a la escena.

Con las ayudas recibidas de su gobierno en Estados Unidos y con las mejoras del entorno económico, General Motors ha repensado su decisión de vender su negocio europeo y acaba de anunciar que suspende su venta y que se queda con Opel.

Muy buena jugada de General Motors. Antes no sabía que hacer con este negocio y buscaba deshacerse del lío. Ahora las cosas están encarriladas en Europa, el negocio va mejor en casa y, además, tienen claro lo que están dispuestos a ceder los políticos y los sindicatos en Europa.

Momento perfecto para cancelar la venta y tomar las riendas.

Y que el gobierno alemán amenace con retirar las ayudas, y quizás otros gobiernos también, eso sería discriminación en contra de una empresa estadounidense. Además, los sindicatos presionarán a sus gobiernos a que no retiren las ayudas acordadas, normal, es dinero público que asegura sus puestos.

Los gobiernos aceptaron conceder ayudas a un grupo liderado por una empresa canadiense, por qué no a una estadounidense también.

¿Y cómo desarrollar una nueva estrategia cuando no tienes ideas? Pues fácil, anunciar la venta del negocio y dejar al pretendiente idear la forma de rescatar la empresa y negociarlo, hasta que estés listo para reemplazarles.

Vía | BBC Mundo y La Opinión de Zamora
En El Blog Salmón | España pierde más de su cuota de trabajadores de Opel

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios