Compartir
Publicidad

¿Peaje en autovías? No, gracias

¿Peaje en autovías? No, gracias
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Los Consejos de Ministros van camino de convertirse en algo realmente espeluznante ya que de cada uno de ellos salen aprobadas medidas que nos vuelven un poco más pobres. Todo apuntaba a que el celebrado el pasado viernes traería consigo una medida bastante polémica: la implantación de un peaje en las autovías para los turismos. Sin embargo, desde el Gobierno han decidido que aún no es el momento, hecho que no ha conseguido acallar los rumores que apuntan a que esta medida se encuentra en la agenda del Ejecutivo.

Todo comenzó cuando el paso martes el diario Cinco Días aseguró que existe un plan ultimado por el Ministerio de Fomento para implantar una tasa a los vehículos particulares en las autovías el próximo año. A partir de ahí los rumores no han parado de crecer y se han visto alimentados por políticos como Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio, y Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid.

Los defensores de esta medida señalan que es necesaria para garantizar la conservación de la red de carreteras y aseguran que ya se aplica en otros países europeos, pero lo cierto es que esto no es así. Portugal es el único país en el que existe una tasa a vehículos particulares en autovías. Allí, el conductor tiene que comprar un dispositivo valorado en 27,50 euros y que se coloca en el parabrisas del vehículo. Dicho dispositivo funciona a través de recargas y es detectado al pasar por determinados arcos de la autovía.

En otros países europeos, como Alemania, lo que se hace es cobrar un peaje a los transportistas, tanto nacionales como extranjeros, denominado “euroviñeta” y dirigido a los camiones de más de 3,5 toneladas que circulan por la UE. Este peaje tiene como objetivo cubrir los costes de construcción y mantenimiento, así como los derivados del ruido y de la contaminación. El hecho de que vaya dirigido en exclusiva a los camiones se debe a que debido a sus enormes dimensiones son los que más desgaste y contaminación provocan.

Volviendo al modelo portugués, yo particularmente, estoy en contra de la medida porque creo que ya pagamos suficientes impuestos y tasas que no se aprovechan como es debido. De aplicarse finalmente, supongo que pasará como en nuestro vecino Portugal, donde el tráfico por autovías de pago ha descendido entre un 30 y un 50%.

Aunque para muchos resultará imposible, bastante gente optará por buscar vías de escape en carreteras nacionales o secundarias. En mi caso, prescindiría de un tramo de 20 kilómetros de autovía que recorro casi a diario y lo sustituiría por una carretera nacional que pasa cerca. ¿Habéis pensado ya en alguna alternativa para vosotros?

Vía | RTVE
En El Blog Salmón | Ah pero ¿las autovías hay que pagarlas?, Propuestas para cobrar por usar las carreteras: el engaño de los grandes porcentajes, Vienen los peajes
Imagen | MPD01605

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos