Compartir
Publicidad

Salirse del Euro como solución para los países en crisis

Salirse del Euro como solución para los países en crisis
Guardar
31 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante estos meses de dificultades económicas de los países europeos, con Grecia siendo el país más visible en estos momentos muchos, incluyendo en estas páginas, han estado fomentando la conveniencia de que estos países salgan del Euro para recuperar su moneda nacional. El argumento es que, con la moneda nacional, esta se puede devaluar y, como consecuencia, se reducirían las importaciones y aumentarían las exportaciones. El resultado sería bueno para el déficit comercial y bueno para las empresas locales que podrán exportar más y vender más a sus ciudadanos que han reducido sus compras de productos extranjeros, como resultado de la reducción de las importaciones.

Este argumento siempre supone que los países que siguen este camino son los únicos que se enteran y que el resto del mundo es tonto. Es decir que, mientras yo reduzco mis importaciones y vendo fuera más de lo mío, el resto de países no se enterarán que todo esto está pasando y, como no se enteran, no reaccionarán.

Lo triste es que los que fomentan estas medidas como solución para los países en dificultad realmente piensan que funcionará y lo presentan como la panacea de todos los males. Presentan al Euro como el culpable de todo, bueno, acompañado en culpabilidad por esos demonios, los mercados financieros, que parece que les encanta jugar con monedas únicas para ganar dinero y perjudicar países. Yo hubiera pensado lo contrario, ya que los mercados financieros debería preferir muchas monedas, así pueden jugar con distintas monedas y ganar dinero con cada operación de cambio.

Con la devaluación, los países que perderían serían los ricos, suponiendo que permitieran seguir la teoría de no reaccionar mientras otros exportan más e importan menos. No obstante, los ricos tienen mejor solución, que es la de dejar las cosas como están, no ver reducciones en su sector empresarial, en sus negocios y en su nivel de empleo y, como contrapartida, ayudan a los países en dificultad a salir de sus líos, pero manteniéndose dentro del Euro.

Ahí lo tenemos, otra razón por qué los países ricos están ayudando a los pobres, para proteger a sus sectores exportadores y a los empleos vinculados. No son sólo los bancos de los países ricos, con sus prestamos y sus inversiones en riesgo, los que se están beneficiando de las ayudas.

¿Y si el país en dificultades sale del Euro? Lo que pasará es que se verán cada vez más restricciones comerciales y tarifas a importaciones que dejará a todos más pobres. Los que dicen que quieren ayudar a los pobres tendrán buenas intenciones pero no se enteran y, cuando las cosas salen distinto a sus expectativas teóricas, criticarán a los demonios otra vez, los mercados financieros, por maniobrar una vez más en contra de los pobres, sin mirar al fracaso de las medidas que promocionan.

En El Blog Salmón | ¿Puede salirse un país del Euro? y El Pacto del Euro ¿está bien así?
Imagen | Will Spaetzel

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos