Compartir
Publicidad

¿Un chiringuito en Lavapiés?

Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una asamblea popular del barrio madrileño de Lavapiés, hartos de los desahucios por impago de hipotecas o de alquileres, han decidido “trabajar para convertirse en un órgano soberano y legítimo con capacidad de gestión y regulación en el entorno de su barrio” Ahí es nada, ríete tu del ministerio de vivienda, riete tú de Spaviv. Donde esté una asamblea libremente constituida, ¿para qué hacen falta organismos creados por corruptos políticos con aviesas intenciones?

En este artículo publicado por El Idealista, podéis ver que es lo que reclaman, son sólo cuatro puntos entre los que destaca que sean ellos mismos los encargados de gestionar edificios abandonados que estén sufriendo un proceso de especulación, que es ni más ni menos que convertirse por arte de magia en dueños y señores de esos inmuebles.

Creo que esta iniciativa, además de atentar contra la propiedad privada, no tiene ni pies ni cabeza, y de prosperar sentaría un peligroso precedente, ya que permitiría a cualquier colectivo constituirse como un órgano “soberano y legítimo”, con capacidad para apropiarse de algo que no le pertenece por el mero hecho de que consideren que sus legítimos dueños “lo tienen abandonado por su afán especulador”.

¿Por qué hay edificios “abandonados”?

Las causas por las que los edificios “se abandonan” pueden ser muy variadas, influyen diferentes factores con un denominador común, el factor económico. Los edificios o viviendas en desuso lo suelen estar por alguno de los motivos siguientes:

  • El legítimo dueño ha fallecido y sus herederos no se pueden hacer cargo de la herencia. En algunas comunidades todavía existen impuestos que gravan las herencias, el pago de esos impuestos puede suponer que debas hipotecar tus bienes presentes, por otro lado, que hayan heredado un edificio no significa que tengan capacidad para acometer las obras de reforma que pueda necesitar, y según como sea el edificio puede resultar complicado colocarlo en el mercado (más en estos momentos).
  • Los edificios de cierta antigüedad, situados en cascos históricos, suelen estar catalogados, lo que implica que su rehabilitación ha de hacerse en determinadas condiciones, impuestas por la normativa municipal, condiciones que resultan a veces difíciles de cumplir, lo que provoca que muchos propietarios opten por dejar que el inmueble se deteriore para que pueda ser declarado ruinoso, y se permita actuar sobre el bajo unas condiciones menos penosas.
  • En algunos casos no se trata de edificios abandonados, sino meramente desocupados, o bien porque el dueño no consigue venderlo o alquilarlo por el precio que considera justo, o bien porque el dueño no se atreve a ponerlo en alquiler ante el riesgo de impago y otros problemas que pueden surgir. Conozco casos de inquilinos, que además de no pagar la renta, abandonan el inmueble no sin antes desvalijarlo, destrozando todo aquello que no se pueden llevar, obligando al propietario a afrontar unos gastos enormes para poder volver a poner el inmueble apto para ser vendido o arrendado.

¿A quién protege la ley?

A pesar de lo que pueda parecer la ley no está de parte de los propietarios, si un inquilino no paga, no se le puede echar sin más, tiene derecho a habitar esa vivienda durante dos años.

Si un propietario no paga la hipoteca, la ley no es tan protectora y no tiene derecho a estar dos años en su propia vivienda si no paga la hipoteca antes de que el banco tome medidas (de ser así, no harían falta campañas como la del Santander o la del BBVA, con dejar de pagar ya está, ya pagarás cuando te vayan a echar).

A pesar de que existe el desahucio express, como una fórmula que trata de evitar males mayores al arrendatario, lo cierto es que no se trata de un proceso tan rápido como su nombre parece indicar, y no está exento de quebraderos de cabeza.

Las propuestas de la asamblea de Lavapiés

Las cuatro propuestas de la asamblea van en la dirección de montar un chiringuito en el que un colectivo se apropia de los bienes de otras personas, físicas o jurídicas, presuntamente para hacer frente a alquileres abusivos, y luchar contra la especulación y los desahucios; es como pedir que se reconozca como un derecho irse sin pagar en una gasolinera o un bar de copas alegando que los precios son abusivos, o fruto de la especulación.

En El Blog Salmón |Kukutza: el promotor voló sobre el nido del okupa;

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos