Afinsa

El problema de un exceso de normativa y de burocracia, combinado con fuertes dosis de desconocimiento de la realidad económica-financiera, es que acaba produciendo daños no deseados. Colaterales que llaman algunos. Incluso que acaban afectando a aquellos que nunca se buscaba dañar. Si el sueño de la razón produce monstruos, el sueño del sentido común financiero causa víctimas no deseadas.

Y en este caso la víctima puede ser El Corte Inglés, y en general todas aquellas empresas que se apuntaron a una de sus frases fetiche: “si no queda satisfecho le devolvemos su dinero”. Esta frase, que es una poderosísima herramienta de marketing, al anular gran parte de las resistencias del potencial comprador pues acab desechando cualquier riesgo, es una conquista marketing que acabo extendiiéndose a buena parte de la competencia. Hoy en día muy pocos comercios no lo aplican, salvando algún periodo o género puntual. Pero nuestros políticos, que siempre se preocupan por nosotros, sin querer, van a acabar con esta práctica.

Así lo recogía El Economista: El histórico eslogan de El Corte Inglés, en peligro. El proyecto de Ley, ya aprobado por el Parlamento, puede suponer, según el dictamen de algunos juristas el final de esta herramienta de Marketing por El Corte Inglés. Según los juristas, esta práctica caería de lleno dentro del ámbito de aplicación de la ley, por que El Corte Inglés, de querer continuar con ella, debería sujetarse a la nueva regulación, que implica una serie de requisitos que se vuelven de imposible cumplimiento en una empresa de gran distribución como la que hablamos.

¡Vótalo!

Editores 1

Comunidad 1

Actividad de la comunidad