Citigroup

Las pérdidas por 7.589 millones de dólares en el cuarto trimestre de 2009 hacen de Citigroup el más afectado de los cuatro bancos estadounidenses que, de ser “demasiado grandes para caer” han pasado a ser demasiado grandes para existir. Pese a que las pérdidas del año 2009 fueron menores a las del año 2008, el Citigroup sigue en la cuerda floja producto de su alto nivel de apalancamiento (1:150, es decir que por cada dólar creó 150) como consecuencia del desorden financiero de principios de siglo que generó un consumismo excesivo.

La gráfica (tomada de Cinco Días) muestra la cruda realidad del emblemático banco estadounidense liderado por Vikram Pandit, que cuenta con oficinas en más de cien países, y es considerada la mayor institución de servicios financieros del mundo. Pandit (53) sucedió a Charles O. Prince III a finales del año 2007 cuando la crisis financiera había estallado. Desde entonces, ha reducido 110.000 puestos de trabajo (un tercio de la planilla de la empresa) y ha reforzado las prácticas de gestión de riesgo que provocaron el colapso de la empresa.

Las acciones de Citigroup se han cotizado en los últimos meses a 3,5 dólares, un valor bastante por debajo de los 57 dólares alcanzados en diciembre de 2006, lo que representa una caída del 93%, algo insoportable para cualquier empresa. De ahí que el príncipe Walid bin Talal, de Arabia Saudita, uno de los principales accionistas del banco, señaló, refiriéndose a Pankit que “su luna de miel terminó y ahora es tiempo de cumplir”, a propósito de las esperadas ganancias que debe obtener la empresa.

¡Vótalo!

Editores 2,5

Comunidad 0

Actividad de la comunidad