Compartir
Publicidad

La renta per cápita de España se sitúa por debajo de la media de la UE

La renta per cápita de España se sitúa por debajo de la media de la UE
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Según un informe publicado en el día de hoy por Eurostat, la oficina estadística comunitaria, el PIB per cápita español cayó en 2011 en un punto porcentual hasta situarse en el 99% de la media europea. La crisis está dejando una seria huella en los bolsillos de los españoles ya que esta situación es desconocida en los últimos diez años.

Recordemos que España consiguió en 2002 situar su renta per cápita a la par con la media europea y, gracias a la burbuja inmobiliaria, llegó a alcanzar el 105% en 2006. Sin embargo, desde ese año el porcentaje no ha hecho más que disminuir hasta caer de nuevo por debajo del 100% que marca la media europea.

España se convierte de esta forma en el décimo país de la Unión Monetaria en renta por habitante, superada por Italia. En el conjunto de la UE, Luxemburgo se mantiene a la cabeza como el país con mayor riqueza por habitante (274%), seguido de Países Bajos (131%) y Austria (129%). En el vagón de cola, mientras tanto, se sitúa Bulgaria (45%), justo por delante de Rumanía (49%) y de Letonia (58%).

Debemos recordar, no obstante, que el PIB per cápita no es el indicador más adecuado para medir el desarrollo o el bienestar de un país. Hay que tener en cuenta que este indicador no tiene en consideración el hecho de que unos pocos tengan mucho y muchos tengan poco. Del mismo modo, se escapan de su contabilización factores como los siguientes:

  • No tiene en cuenta la auto-producción, es decir, las riquezas producidas y consumidas en el interior de los hogares.
  • La estimación que hace de la economía sumergida es subjetiva.
  • No tiene en cuenta el voluntariado, que es un servicio sin retribución económica.
  • No mide las externalidades positivas o negativas que influyen en el valor económico.
  • Sólo utiliza variables contables que puedan expresarse directamente en términos monetarios, prescindiendo de aspectos como los costes ecológicos o sociales.

Por todos estos motivos, el PIB por habitante se convierte en una buena variable para medir la evolución de una economía a lo largo del tiempo y de esta forma corroborar el crecimiento o decrecimiento de la riqueza de un país de un año para otro, pero no para compararla con la de otros países de su entorno.

Más información | Eurostat (en inglés)
En El Blog Salmón | ¿Qué es el Producto Interior Bruto?, El PIB crece un 0,7% en el 2011 anunciando recesión a la vuelta de la esquina

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos