Síguenos

Portátil

Desde que hace unos meses AOL compró el dominio games.com por 10,7 millones de dólares no hago más que oir cosas relacionadas con el “negocio” de comprar dominios y luego venderlos, sin crear ningún contenido en él. Incluso hace unos días leí que Angelina Jolie registró 24 dominios con el nombre de su hija el día de su nacimiento con el fin de no tener que comprar estos dominios posteriormente, cuando ya sean más caros.

El País ha publicado hace poco un reportaje acerca de esto. Argumentan que es un negocio muy lucrativo: a la vez de especular con el dominio y subastarlo en convenciones que se hacen con dicho fin se puede ganar dinero simplemente poniendo publicidad. Pero yo soy escéptico.

En el fondo esto es como el negocio de la filatelia, como bien dice Fabián Gradolph. No digo que no sea mal negocio enterarse del nombre del próximo hijo de una pareja famosa y registrarlo. Lo que digo que es un pésimo negocio es gastarse miles de euros en comprárselo al que lo registró primero porque el valor va a subir. Eso es simplemente especular con un bien que tiene una valoración basada únicamente en el interés de un grupo reducido de personas (como en los sellos).

Tampoco creo que la publicidad sin contenidos sea muy lucrativa, simplemente por tener un buen nombre. Y menos si para conseguir una buena dirección hay que gastarse mucho dinero.

En definitiva, cuidado con las “nuevas oportunidades de negocio”.

Vía | El Blog de Fabián Gradolph
Más información | Noticiasdot.com, El País (I y II)
En El Blog Salmón | Internet

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios