Compartir
Publicidad

La debacle de la bolsa china y sus implicaciones

La debacle de la bolsa china y sus implicaciones
Guardar
54 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como si de un castillo de naipes se tratara. Primero fue la Bolsa de Shanghai, que esta madrugada se hundió un 8,5% en su peor jornada desde 2007,arrastrando con ella al resto de parqués asiáticos; le siguió Europa, donde el Ibex 35 ha perdido un 5% en su mayor caída en tres años; para acabar con Wall Street, que aunque ya ha reducido la caída, ha llegado a derrumbarse un 7% en la apertura.

La crisis china está marcado el verano en los mercados, pero parece que en estas jornadas finales se está recrudeciendo y los más temerosos ya se acuerdan de los días de aquel 2008 en que la crisis financiera sacudía los mercados con toda su virulencia.

“Tranquilos, estamos en 2015”, dicen los más optimistas, pero… ¿qué diferencia hay hoy con hace siete años? Muchas, para empezar el origen del problema. Si en 2008 fueron las hipotecas subprime de Estados Unidos, que llevaron a la quiebra de Lehman Brothers, las que golpearon el sistema económico mundial, hoy es China quien preocupa. Y no es para menos.

Se trata del gigante asiático cuya economía no ha parado de crecer y crecer en la última década a un ritmo vertiginoso sin parangón en otras regiones. Su influencia ahora mismo en la economía del resto del mundo es similar a la de Estados Unidos. Su bonanza y su –posible- debilidad tienen unas repercusiones que tan siquiera podríamos imaginar, por lo que podría haber mucho en juego.

Se supone que los mercados financieros adelantan lo que está por venir, así que estas fuertes caídas de las bolsas están anunciando algo que, nos guste o no, puede frenar la recuperación económica. Y sí, a España también le tocaría pagar el pato.

De la compra de edificios... a los precios de la leche

¿Cómo puede afectar a España la presumible crisis china? En primer lugar, por efecto dominó. Aunque no tenga tanta exposición a la economía del gigante asiático como otros países, si China contagia su crisis al resto, está claro que a España también le va a llegar. La economía globalizada tiene estas cosas, así que el reboté por parte de Estados Unidos y los socios europeos estaría garantizado.

Pero nuestro país también tiene sus propios intereses en el gigante asiático, los cuales pueden resultar claves para la recuperación del país. En primer lugar, porque si la economía china frena de golpe puede alejar a sus ricos inversores de lugares tan apetecibles para ellos como España.

Como bien saben, durante la crisis los inversores asiáticos se han puesto las botas comprando activos e invirtiendo en España a precios que, para ellos, son de risa. El mejor ejemplo es el del Edificio España, comprado por el grupo chino Wanda por 265 millones de euros. Además, hay que recordar que este conglomerado, propiedad del magnate Wang Jianlin, posee el 20% del Atlético de Madrid.

Pero no hace falta irse al lado glamouroso de la historia. Basta con fijarse en la situación que están viviendo los ganaderos españoles por la caída de los precios de la leche en toda Europa, en la que China tiene mucho que ver. ¿Por qué? Porque es uno de los principales compradores de este bien básico y, el hecho de que su economía esté contrayéndose implica que no importa tanta leche, con lo cual, los precios bajan en picado y comprometen la viabilidad de muchas explotaciones ganaderas.

Por todo ello, hacen bien las bolsas en temblar…

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos