Reino Unido lanza sus propuestas sobre los nuevos bancos

Sigue a

independent-banking-commission-ibc-logo-longer1.jpg

El gobierno británico acaba de anunciar las medidas que enviarán a su parlamento para reformar sus bancos y para cambiar de forma radical cómo se estructuran y cómo funcionan. Las medidas se basan en gran parte en las recomendaciones del Independent Commission on Banking (ICB), una comisión de investigación esblecida para proponer formas de estructurar a los bancos y para que el sistema financiero del futuro sea sostenible.

La base principal de las recomendaciones de la ICB son que los bancos deben mantener separados las actividades tradicionales de la banca, la de tomar depósitos y dar préstamos, y la parte de la banca de inversión y las operaciones financieras exóticas, actividades que deben operar de forma completamente separada de las actividades tradicionales. Su conclusión no llegó a la separación total de los bancos pero si a la creación de dos actividades completamente separadas y delimitadas.

El Independent Commission on Banking (ICB)

La ICB se creó el 16 de junio del 2010, presidido por Sir John Vickers, y con un mandato que consistía en considerar las reformas estructurales y no-estructurales relacionadas al sector bancario británico para fomentar la estabilidad financiera y la competitividad y para hacer recomendaciones al gobierno británico sobre el camino a tomar.

Estando como están los bancos hoy en día y llevándonos a donde nos han llevado en los últimos años, es muy importante que se haga un labor de análisis y que los gobiernos y los reguladores lleguen a conclusiones moderadas sobre qué sistema financiero más nos conviene y qué tipo de bancos más nos convienen para un futuro económico sostenible. En este contexto, me parece útil analizar las propuestas del gobierno británico para sus bancos.

Objetivos

El objetivo principal de la ICB es que se establezcan entidades financieras sólidas y sostenibles que no tengan que acudir a las arcas del Estado cuando tengan dificultades. Para cumplir esto, se necesita:

  • Que los bancos sean capaces de absorber ellos mismos las pérdidas que les puedan golpear.
  • Que sea más fácil y menos costoso gestionar los bancos que se meten en problemas.
  • Que se eliminan los incentivos hacia la toma de excesivos riesgos.

Delimitación de actividades mejor que separación completa

Concluyeron que era necesario separar las actividades de banca minorista y la banca mayorista o banca de inversión, aunque se decantaron en recomendar la delimitación de estas actividades y no la separación completa. Las ventajas que detallan para no recomendar la separación total de las distintas actividades de la banca incluyen:

  • Que una separación total exigiría un trabajo importante de reetructuración.
  • Incluso delimitando las actividades, las distintas partes pueden beneficiarse de las experiencias de los otros.
  • Las distintas partes pueden compartir algunos gastos.
  • Las distintas partes pueden ayudarse con capital en situaciones de necesidad.
  • El grupo total puede continuar ofreciendo servicios completos a sus clientes, especialmente a sus grandes clientes.

Ventajas de la separación

La separación de las actividades entre la banca tradicional, la minorista, y la banca mayorista o banca de inversión, aportaría tres ventajas principales:

  • Ayudaría a aislar a los servicios vitales del Reino Unido de banca minorista de los shocks financieros mundiales, de especial importancia en Reino Unido ya que gran parte de sus bancos combinan la banca minorista con la banca mayorista global o banca de inversión.
  • Haría más fácil y menos costoso el rescate de bancos – ya sean minoristas o mayoristas, que posteriormente entren en problemas, que puede pasar, a pesar de la mayor capacidad de absorción de pérdidas que tendrán.
  • Sería bueno para la competitividad, ya que la banca minorista del Reino Unido puede ser más segura, mientras que las normas internacionales se aplicarían a los bancos mayoristas y de inversión.

Ventajas de los bancos tradicionales

El banco minorista, trae sus ventajas, incluyendo las siguientes:

  • Es mucho menos probable que causen o que cáigan en las crisis financieras y los enormes costos que conllevan.
  • Es autosuficiente, por lo que el contribuyente no estaría de nuevo forzado a asumir sus pérdidas.
  • Es eficaz y eficiente en la prestación de los servicios bancarios básicos y de protección de depósitos minoristas, que operan los sistemas de pago seguros y de ahorro de manera eficiente con la canalización de inversiones productivas en la economía.

Limitación de actividades

Esta separación de tipos de actividades viene acompañado con la necesaria prohibición de algunas actividades financieras a los bancos minoristas, incluyendo las siguientes:

  • No podrán llevar a cabo transacciones financieras en los mercados o negociación de cartera.
  • No podrán entrar en actividades con derivados (distintos de los de cobertura de riesgos al por menor).
  • No podrán prestar servicios al extranjero (no europeos), excepto los servicios de pagos que no resultan en riesgo financiero.

Los niveles de capital

En las recomendaciones también se lanzan propuestas de los mejores niveles de capital. La ICB analizó las necesidades de capital en el contexto de que las entidades financieras puedan soportar golpes a sus cuentas y que las pérdidas resultantes no les impacten tanto que tengan que acudir a las arcas estatales para su supervivencia. Dentro de eso, ofrece las siguientes recomendaciones:

  • Que los bancos globalmente deben mantener un nivel mímimo del 10% de sus activos, ajustado por riesgo.
  • Que deben mantener un límite global de apalancamiento.
  • Que los bancos minoristas deben mantener niveles de capital de entre el 17% y el 20%, de sus activos, ajustados por riesgo.
  • En los bancos minoristas los depositantes tendrán prioridad de riesgo en caso de repagos necesarios.

¿Para cuándo?

Teniendo en cuenta la complejidad de los cambios, se entiende que una introducción ordenada y con suficiente tiempo sea lo más aconsejable.

No todos podrían razonablemente ser implantadospara el año 2015, incluso con la legislación aprobada el año que viene.

La fecha límite para la aplicación de las normas acordadas internacionalmente de Basilea III de capital es el comienzo de 2019. Como consecuencia, la ICB recomienda que la fecha cuando las recomendaciones podrían estar introducidas se puede ajustar a esa fecha y recomienda que la conclusión de este proyecto puede estar efectivo a comienzos del 2019.

En los próximos días publicaré mis propuestas sobre el banco del futuro que yo quiero ver.

Vía | BBC News (en inglés)
En El Blog Salmón | El sistema financiero español será finalmente rescatado con 100.000 millones de euros

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios