The International: las teorías conspiratorias

Síguenos

Este verano, en una entrada algo jocosa titulada, Confirmado: los banqueros son hijos del Maligno, hacía alusión a como al cine le encajaba de vicio la figura del Banquero, del financiero, como encarnación del Mal. Del Mal Absoluto. Pues bien, la tendencia continua en un nuevo Film, The International, donde nos recuerdan los malos que son los Bancos.

La película parece tomar como modelo la crisis de un Banco real allá por los 90. Se basa en la quiebra del BCCI, Bank of Credit and Commerce International, allá por el inicio de los años 90. Se trataba de un Banco de origen paquistani (en el trailer los malos parecen wasps de pura cepa) que había crecido como la espuma. Lo que inicialmente se pensaba que era une ejmplo de mala práctica crediticia, de toma de riesgos excesivos, de falta de control, acabo desvelando otra realidad. La de una Entidad que participaba en el el blanqueo de dinero, que financiaba el terrorismo, el tráfico de drogas, etc. Estaban tan ocupados en estas cosas, eran tan grandes los margenes, que para que pensar en criterios de riesgos. Su negocio era otro.

Por tanto, la historia no es nueva, pero me causa cierta preocupación (aviso:no la he visto) como se están tratando estos temas. Me temo que existe un claro interés por parte de determinados círculos en satanizar al sector financiero en su conjunto, eludiendo sus propias responsabilidades. Los Bancos, los banqueros y los bancarios, son fácilmente señalables y convertibles en el Enemigo Público Nº 1. Y todo buen manipulador sabe que lo primero que hay que hacer para manejar una masa es crear un adversario, un enemigo del pueblo, y en la medida de lo posible deshumanizarlo.

Aquí enlazo con las teorías conspiratorias, como las que nos comentaba Javier. Más que preguntarnos los intereses de los que las mueven y agitan ,cabe sorprenderse por lo fácilmente que son admitidas por muchos. Pues bien, creo que forma parte de la psique humana. Nos resulta mucho más fácil creer que existe una trama criminal organizada, una conspiración que maneja todos los resortes habidos y por haber, antes de creer que existe una conjunción de causas, de orígenes de los problemas, que catalizan a través del azar. Es duro no creer en un Gran Arquitecto. Es duro creer que nuestras vidas dependen mucho más de la casualidad que de la causalidad. Las Teorías Conspiratorias maman en gran medida del mismo miedo que alimenta a las religiones o la santificación de la planificación empresarial: pensar que somo capaces de influir en nuestro destino, o, de que al menos hay una explicación causa-efecto para lo que nos sucede.

En parte eso explica también parte de lo que ocurre con tantos y tantos planes de salvamento e inyecciones de dinero público. En Occidente, la inacción, el no hacer nada esta muy mal visto. Incluso se ha señalado que es mejor hacer algo incorrecto que no hacer nada. Pues me temo que no. Tal y como ocurre con las arenas movedizas, el nerviosismo, el ansia por salir, nos acabará arrastrando hacia el fondo. Se ha roto el moral hazzard, se han cargado los mecanismos de la competencia en los mercados, y no hemos salido del pozo. Algo había que hacer, pus quizás no. Quizás habría que haber dejado que el sistema metabolizara sus excesos. ¿El coste era excesivo? Lo que parece excesivo es el coste de las intervenciones.

Es lo que tiene escribir un post. Sabes como empieza pero no como acaba. ¿Casualidad o causalidad?

Más información|Blog de Cine, Nodos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios