Compartir
Publicidad

Brecha salarial: la duda ofende

Brecha salarial: la duda ofende
Guardar
36 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, una jornada dedicada promover la igualdad entre hombres y mujeres en el trabajo, la cual sigue sin ser patente en el año 2016. Y no hay que irse muy lejos para notar esas diferencias de género en el trabajo, pues en España estamos a la cola de la UE.

La brecha salarial es una realidad que, aunque muchos traten de desmontar, está ahí y las mujeres la sufrimos constantemente. Ayer, UGT exponía en un informe que para ganar lo mismo que los hombres, las mujeres deberían trabajar 79 días más al año. Es decir, renunciar a vacaciones, festivos y la mayoría de fines de semana.

Según el sindicato, la brecha salarial es de casi el 24%, pues los hombres cobran de media 25.682 euros al año, mientras que las mujeres ingresan de media 19.537 euros. Por su parte, los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) señalan que la diferencia real al año es de 4.620 euros. Además, apuntan que la diferencia se ensancha cuanto más mayor es la mujer, debido al techo de cristal que le impide acceder a puestos de responsabilidad o directivos, lo que constituye la principal causa de que su salario sea inferior.

De este modo, vemos cómo si eres mujer vas a necesitar trabajar 16 meses para ganar lo que gana un hombre en un año. ¿Por qué? Seguramente porque las mujeres siguen ocupando los puestos medios de las empresas o porque son las que normalmente recortan su jornada laboral para atender a los niños o la casa. En este caso, para medir esto debemos fijarnos en la brecha de salarios por horas, que es del 19,3% según UGT, por el 16,5% de la media de la UE.

El sorprendente caso alemán

Pero si creíamos que España era el mal ejemplo de Europa, estábamos muy equivocados. La sorpresa viene de la mano de la locomotora alemana. La economía que se ha jactado durante los años de crisis de gestión ejemplar del mercado laboral tiene una brecha laboral en salario por horas mayor que España, pues va hasta el 22,4%, según UGT, siendo la más elevada de la Eurozona.

Por el contrario, Polonia sería la sociedad más igualitaria, pues en su caso la brecha se reduce al 6,4%, mientras que en la “machista” Italia es solo del 6,7%. Por lo tanto, este informe deja al descubierto las costuras de muchos de los prejuicios y pensamientos preconcebidos que tenemos de otras culturas.

Como hemos comentado anteriormente, las mujeres ocupan más puestos a tiempo parcial que los hombres. De hecho, en España los puestos a media jornada están ocupados por mujeres en un 75%, un porcentaje que sube al 81,5% en Alemania. De hecho, en este país la jornada a tiempo completo solo la realiza el 34% de las mujeres, por lo que deducimos que son ellas las principales destinatarias de los famosos minijobs.

Menos mujeres ocupadas

Otro de los principales problemas que sufre la mujer en el mercado laboral actualmente es el paro. La crisis ha provocado un importante retroceso de todo el espacio conquistado en los últimos años, dejando a casi 2,5 millones de mujeres en paro, como ya comentamos hace unos días.

Además, también ha potenciado que las mujeres acaben realizando más trabajos a tiempo parcial, pues actualmente dos millones de los ocho que trabajan en España lo hacen a media jornada. No obstante, es justo destacar que los hombres también se han llevado lo suyo, pues en 2008 había casi 12 millones ocupados y en 2012 habían caído a 9,6 millones.

Precisamente, el problema de las personas que trabajan a tiempo parcial es que no pueden acceder a salarios elevados, y eso es lo que le pasa actualmente a una de cada cuatro españolas, que no consigue superar la barrera de los 11.000 euros de ingresos anuales de media.

Y es que, como bien comentó la Organización Mundial del Trabajo (OIT) en su informe sobre el panorama laboral de la mujer, la brecha no solo es de salario, sino de calidad del empleo, horas, Seguridad Social, etc.

Todo esto supone que las mujeres no lleguen a representar ni el 40% de todo el trabajo mundial, ocupando sobre todo los puestos con salarios más bajos. De hecho, la OIT cifra en el 23,6% de la UE las mujeres con salarios bajos, frente al 17,8% de los hombres.

De este modo, aunque muchos digan lo contrario, en el tema de igualdad laboral queda mucho por andar, por no decir que queda todo, si nos atenemos a la altura de los tiempos en la que estamos. Tanto los gobiernos como las instituciones internacionales, como las propias empresas, deben empezar a darle la vuelta a una situación que la crisis económica solo ha empeorado.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos