Síguenos

dualidad-españa

Hace poco IC nos ha explicado su visión sobre el contrato único, una visión con muchas dudas sobre su legalidad (seguridad jurídica), su eficacia y los costes que tendría para las empresas, el trabajador o el Estado. Es cierto que el contrato único deja muchas preguntas abiertas, pero creo que es infinitamente mejor que el modelo actual (o que un contrato libre como propugna IC) debido a que sitúa los incentivos en su sitio.

No todos los problemas de España vienen del modelo de contratación que tenemos pero veremos algún ejemplo que explica porqué un modelo inadecuado puede traer más paro o más temporalidad, afectando al consumo y por tanto al devenir de la sociedad en general.

Contrato único e incentivos

¿Por qué cambiar el modelo de contratación español? Básicamente porque genera incentivos incorrectos a las empresas. El modelo de España es que si tienes un trabajador temporal le puedes despedir muy barato, pero esto sólo dura dos años. Después de esos dos años le tienes que hacer fijo y su indemnización por despido pasa a ser mucho más alta. Estamos ante una “barrera” para pasar de temporal a fijo. Por tanto muchas empresas se ven incentivadas a rotar al personal mucho y esto tiene un impacto en la formación de los trabajadores (no merece la pena formar a alguien que va a estar poco tiempo y existen estudios que indican la correlación entre formación y duración del empleo).

Es decir, al final las empresas de España tienen una tendencia a tener trabajadores poco cualificados y por este motivo a dedicarse a sectores de bajo valor añadido, de poca productividad. Y esto, en un país que pretende ser del primer mundo, es un desastre. El modelo de contratación tiene parte de culpa, ya que sitúa los incentivos en el lado incorrecto.

La idea de un contrato único, para que sea ideal, es que la indemnización por despido sea marginalmente decreciente. Es decir, según se incrementa la antigüedad del trabajador la indemnización aumenta, pero cada día un poco menos. Lo explican muy bien en politikon. ¿Qué se consigue con esto? Tener incentivos a mantener el empleo.

Si existiera un contrato único con esta forma, los empresarios ante la duda de mantener a un trabajador o hacerle rotar (a mismo sueldo) le saldría más barato mantenerle. Sería más barato despedir a un trabajador con cuatro años en una empresa que despedir a dos trabajadores distintos cada dos años. Esto es justamente lo contrario que lo sucede ahora.

Con esta medida estaríamos creando incentivos a mantener el nivel de empleo en las empresas. Más estabilidad a los trabajadores, que se traduce en mayor seguridad, mejor formación, más productividad, más sueldo (un trabajador productivo puede cobrar más ya que produce más en el mismo tiempo) y por tanto mayor consumo. No es una varita mágica, esto no va a suceder de un día para otro, pero un marco jurídico adecuado crea los incentivos correctos para que esto suceda.

Seguridad jurídica

Otro de los puntos que comentaba IC es la retroactividad de la medida. Si la medida es retroactiva la seguridad jurídica queda en entredicho; si no lo es, seguimos teniendo indefinidos de primera y de segunda.

Aquí le doy la razón. Es complicado, legal y socialmente, hacer la reforma retroactiva. Lo que se puede hacer es algo en la línea de la última reforma laboral. Que el nuevo marco legal aplique desde el día de entrada en vigor de la nueva ley. Es decir, que a partir del día de la entrada del contrato único todos los contratos se conviertan en este tipo, respetando los derechos adquiridos hasta la fecha.

Por tanto habrá trabajadores, con mayor antigüedad, que tendrán una indemnización más alta, pero el coste de la indemnización decrecerá a partir de dicho momento marginalmente. Y sí, habrá un tiempo en que los trabajadores más antiguos y protegidos lo seguirán estando, pero este efecto se va diluyendo con los años.

¿Quién paga la fiesta?

Dentro de la propuesta del contrato único normalmente se habla de la mochila austríaca, una contribución a la indemnización que el trabajador se lleva de empresa en empresa. Esto es muy positivo ya que no ata al trabajador a su empresa por el miedo a perder su indemnización por despido. El trabajador se lleva su “indemnización” latente, y la puede retirar en cuanto es despedido de cualquier empresa o cuando se jubila.

Esto crea, de nuevo, incentivos adecuados, ya que los trabajadores buscarán lo que crean mejor, y no se quedan estancados y poco productivos en una empresa por la seguridad que le genera la antigüedad. El problema, como casi todo en estos momentos, es quien paga la mochila austriaca.

Y aquí le doy la razón a IC. Lo veo muy complicado de implementar. No veo razonable aumentar en estos momentos los costes laborales. Tampoco veo una rebaja de sueldo a los trabajadores. Y no veo a la Seguridad Social, en déficit, pagando la fiesta. De hecho una medida similar estaba contemplada en la reforma laboral de 2010 de Zapatero pero al final quedó en nada.

Contrato libre, ¿una alternativa?

IC plantea una cuestión muy interesante. El derecho laboral español protege al trabajador. ¿En exceso? ¿Estamos ante una legislación laboral que en alguna ocasiones no protege al débil, por ejemplo a empresas pequeñas, como señala IC? Es muy posible que así sea, sobre todo en casos de quiebras. Pero lo que falta en España es una buena ley de borrón y cuenta nueva, para que los empresarios que lo han perdido todo no vayan a sus espaldas con una deuda monstruosa (aunque también tendríamos que ser eficientes persiguiendo a los que realmente han desviado su patrimonio a testaferros).

El contrato libre entre el trabajador y el empresario me parece una mala idea. La regulación es necesaria en todos los sectores. Tiene que haber un marco jurídico. Acepto que el actual es excesivo, pero la sociedad debe crear los incentivos adecuados para el progreso general. El sistema laboral actual crea incentivos perversos, mucha temporalidad, dualidad y trabajo poco cualificado, y debe cambiarles. Pero no eliminarse porque el resultado podría ser contrario al interés general.

En El Blog Salmón | Contrato único, más preguntas que certezas, ¿Qué es el contrato único?, Contrato único, ¿más precariedad?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

28 comentarios