Compartir
Publicidad

ipuntocomunismo, el nuevo régimen laboral en las empresas

ipuntocomunismo, el nuevo régimen laboral en las empresas
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad


El ipuntocomunismo lo podemos definir como la filosofía corporativa en las empresas en las que el equipo lo es todo, la visión colectiva de la empresa está por encima e nuestro propio trabajo o función dentro de la empresa y el culto propio que se le imprime al status de pertencia al organigrama laboral de una empresa. Todos somos una parte fundamental de la empresa sin distinción, por lo que el equipo debe funcionar como uno solo.

Esta filosofía de trabajo, es la evolución tecnológica del siglo XXI en el campo laboral que en algunos casos parece retroceder al siglo XVIII, por ejemplo si miramos el tratamiento de Amazon.com a sus trabajadores dentro de la empresa. La filosofía del colectivismo por encima del individuo, la obsesión por la empresa y por el crecimiento y la idea de formar parte de algo grande y que cambia el mundo, degenera en detrimento de los propios trabajadores, en sus condiciones laborales y en sus condiciones salariales.

El ipuntocomunismo es una corriente de pertenencia a un ente vivo empresarial, que va a pagar bajos salarios porque se encuentra en un entorno de amplio crecimiento y de ajuste costes, en donde la empresa considera que el crecimiento, la atención al cliente o las horas extras para entregar proyectos, forman una parte intrínseca a la propia empresa.

Cualquier empresa que implante un régimen laboral basado en el ipuntocomunismo exigirá sistemáticamente horas extras, cargas de trabajo monitorizadas y criterios de selección laboral en los que el siguiente trabajador que se incorpore a la empresa sea superior en aptitudes y cualidades al anterior. El proceso de selección natural va mejorando la imagen propia del colectivo y genera un efecto de expulsión de los primeros miembros del equipo.

Hablamos siempre de puestos de alta cualificación en el que el reclamo de la mejora laboral futura por el hecho de pertenecer a una empresa tecnológica que se apoya en todos sus miembros repartirá sus futuros beneficios con esos empleados que persiguen ansiosamente a la zanahoría.

Por ese motivo, la motivación y positivismo continuo genera un apoyo global a la empresa, una piña colectiva obsesiva encargada de mejorar su propio área de trabajo en la empresa y en la que no importa dedicar 10 o 20 horas más a la semana por el bien de nuestra empresa cuasiconvertida en secta. ¿Será éste el futuro laboral de las empresas?

En El Blog Salmón | Apple suspende con su explotación laboral, Gap falla en sus responsabilidades sociales
Imagen | SantiMB .

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos