Sigue a

huelga

Se avecinan tiempos calientes. Podríamos usar el eufemismo llamado conflictividad social, pero a alguno quizás le pilla desubicado: huelgas, cierres patronales, protestas, etc. La cosa esta que arde. Y en este contexto va a haber conceptos que se van a manejar con harta frecuencia. Pensemos en uno que a pesar de tener una amplia antigüedad me temo que es desconocido por buena parte de sus potenciales destinatarios: la Caja de Resistencia.

Entendemos por Caja de Resistencia, en este contexto sociolaboral, y partiendo de una definición que intenta englobar una realidad muy compleja. los fondos administrados por las organizaciones sindicales con los que compensar a aquellos afiliados suyos que están en huelga o que han sido sancionados por el ejercicio de la actividad sindical. Pero, como digo, partiendo de esta definición se abren múltiples cuestiones, de no fácil respuesta (posiblemente alguno de vosotros pueda ilustrarnos).

  • En España no son frecuentes las Cajas de Resistencia. A nivel nacional USO, y a nivel autonómico ELA, son los únicos sindicatos de los que tengo noticia que la posean. Ni UGT ni CCOOO, los mayoritarios ,poseen tal herramienta como confederaciones sindicales. Otra cosa es que a nivel de sección de empresa, o de alguna federación sindical exista alguna herramienta semejante, pero no para todos los afiliados a nivel general.
  • La pregunta que cabe hacerse es si el hecho remarcado en el punto anterior es debido a un No quiero o a un No puedo. Si es lo primero, las causas estarían centradas en que, contrariamente a los fines que se persigue, la existencia de dichas cajas de resistencia comprometería/adulteraría la viabilidad de una huelga, establecería conflictos por discriminación entre distintos grupos por empresa, antigüedad. Si es un No puedo, ello se debería a la incapacidad reconocida de recaudar y administrar dichos fondos de modo que cumpliesen la finalidad de sostener la denominada “lucha obrera”.
  • ¿Cuál es la naturaleza jurídica de estas cajas de resistencia? Es importante, ya que en función de la respuesta que demos podemos llegara conclusiones muy distintas. Si las Cajas de Resistencia son creadas exprofeso para una huelga concreto y se nutren de aportaciones voluntarias de afiliados y simpatizantes que apoyan sus compañeros, eso en mi casa se llama donación. Y se tributa por ello, o al menos debiera tributarse por ello (y no es nada barato el Impuesto de Donaciones). La pregunta es ¿Hacienda se entera de algo? Claro que si no es así, si son instituciones regladas dentro del sindicato, con una cantidad incluida de manera forzosa dentro de la cuota sindical, con su reglamento y que responde con una prestación definida al acaecimiento de una contingencia, eso se parece mucho a un seguro, y entonces cabe preguntarse ya no sólo pro como se están tributando dichas prestaciones si no por si esta actividad ha de estar autorizada y supervisada por la Dirección General de Seguros. partiendo de que, salvo error u omisión no lo están (quizás por que falta el elemento de involuntariedad propio de los siniestros de seguros). ¿Cómo están tributando estas prestaciones y quién garantiza a los afiliados que esos fondos van a estar ahí cuando los necesiten?

Más información | A las barricadas
Imagen | Kheel Center, Cornell University

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

21 comentarios