¿Minijobs para acabar con el desempleo juvenil?

Sigue a

jóvenes


No quisiera aventurarme pero algo me dice que 2013 será el año de los minijobs. El desempleo juvenil se ha convertido irremediablemente en uno de los principales problemas de nuestro país. Mientras que la tasa media en desempleo de este colectivo ronda el 25 % en Europa, en España esta cifra se eleva hasta un espeluznante 52 %, síntoma más que evidente de que algo no hemos hecho bien durante los últimos años.

Si atendemos a los últimos datos proporcionados por los Servicios Públicos de Empleo, 456.635 jóvenes menores de 25 años figuraban como parados, cifra que se ha estabilizado en los dos últimos meses, lo cual no es en absoluto síntoma de mejoría, sino de que tal y como señalaba Alejandro, hemos tocado fondo en la destrucción de empleo. Ante este panorama tan desolador, ¿qué opciones tiene el Gobierno para aportar soluciones?

En mi opinión, el principal problema del desempleo juvenil no es el dato en sí, sino el hecho de que un importante número de jóvenes parados carezcan de formación. Muchos de ellos dejaron los estudios en época de bonanza económica para acceder sin complicaciones a un mercado laboral que ahora los ha expulsado en masa. Recolocar a estos jóvenes en un momento en que las empresas han reducido al mínimo sus plantillas supone un verdadero quebradero de cabeza.

Como he señalado al principio, algo me dice que los minijobs se convertirán en la herramienta que engrane a estos jóvenes con las empresas. El problema estructural es grave y solucionarlo requiere años de trabajo. Para el Gobierno será mucho más fácil recurrir al camino rápido: dividir el número de trabajos existente en el país entre los jóvenes que estén dispuestos a trabajar. En otras palabras, minijobs.

Nos dirán que es mejor tener un trabajo mediocre remunerado con 400 o 500 euros mensuales que no tener nada e intentarán convencernos de que es la mejor fórmula para compaginar trabajos y estudios. Sin embargo, estos empleos con jornadas laborales reducidas y sueldos irrisorios tirarán por tierra el sueño de construir una vida para cualquier persona. ¿Se maquillarían las cifras del paro? Sin duda, pero ¿qué calidad de vida puede tener una persona cobrando esa miseria?

Pasar del mileurismo al cuatrocientoseurismo no es la solución. Como ya he defendido en alguna ocasión, deberíamos apostar por fórmulas de contratación más flexibles y eficaces. Una de las alternativas a barajar podría ser el contrato único indefinido, así como promover el teletrabajo o invertir todas las energías en políticas activas de empleo. ¿Qué opináis?

En El Blog Salmón | Camareros de España, los minijobs austriacos han llegado a 600 euros mensuales, ¿Salarios de 400 euros para acabar con el paro? No, gracias y Europa nos ayuda a luchar con el paro juvenil: subvención para trabajar al extranjero
Imagen | furlin

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios