Compartir
Publicidad

Reforma laboral: el modelo Austríaco vuelve a escena

Reforma laboral: el modelo Austríaco vuelve a escena
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En la anterior reforma laboral, la de 2010, ya se habló, y mucho del modelo Austríaco de indemnización por despido. Este modelo consiste en un fondo de capitalización individual, que el trabajador puede llevarse a otra empresa y que puede cobrar si es despedido o si se jubila. Este modelo ha vuelto a entrar en escena, y parece que el viernes algo se va a aprobar sobre este tema.

Lo curioso es que esto ya está aprobado. En la reforma laboral de 2010 se decía que habría una ley para desarrollarlo, pero curiosamente se aplazó indefinidamente “porque no era el momento adecuado”. La idea personalmente me parece buena, pero ahora tenemos el mismo problema que cuando se aplazó indefinidamente: ¿quién lo financia?

Como digo, el modelo austríaco evita costes extra a la hora de despedir, y tampoco ata al trabajador a un puesto de trabajo debido a los derechos adquiridos, ya que ese dinero viaja con el trabajador si se cambia de puesto. Es decir, agiliza la movilidad laboral. Además no se deja a los trabajadores sin protección ante un despido. Todo tiene muy buena pinta hasta que se pregunta: ¿quién lo financia?

Si lo hicieran las empresas supondría aumentar las cotizaciones sociales. Aunque en teoría los costes del despido se deberían provisionar mes a mes, para que no haya sorpresas en el futuro, raramente se hace, y crear el fondo sufragado por la empresa tendría unos costes muy altos (si se mantiene las indemnizaciones por despido actuales). Desincentivaría la creación de empleo.

En cambio, si lo sufraga el trabajador tenemos el mismo problema. 45 días por año trabajado significa que habría que deducir un sueldo y medio al año de trabajador para que vaya a este fondo. Una verdadera barbaridad. Así que por aquí tampoco hay camino.

Que lo financie el Estado sería de risa en la situación de déficit en que se encuentra, aunque realmente ya lo está haciendo Fogasa para despidos objetivos por problemas económicos. Pero de ahí a extenderlo a todos los trabajadores con sus fondos individuales… lo veo complicado y caro.

La idea mixta puede funcionar, primero por un lado que el fondo no sean 45 días sino 8 (que es lo que actualmente paga Fogasa a empresas con pérdidas) y que se divida entre empresa y trabajador. Pero aún así para muchas empresas y trabajadores es un coste inasumible.

El viernes saldremos de dudas, pero realmente está aprobado, sólo hay que desarrollar los detalles. Claro, que como siempre en economía, en los detalles está lo importante. Yo la verdad es que tengo mucho interés en saber cómo piensan hacerlo.

En El Blog Salmón | Reforma laboral: ¿otra chapuza?, ¿Qué reforma laboral necesitamos?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos