¿Salarios de 400 euros para acabar con el paro? No, gracias

Sigue a

inem


La moda es compararnos con Alemania, no lo podemos negar. Si algo va a conseguir Merkel durante su mandato, será ser recordada por muchos españoles como la tirana del cómic que no hizo más que poner trabas y más trabas al crecimiento de España. Pero, ¿es esto cierto? ¿Cuál es el modelo alemán que Merkel quiere implantar a toda costa en nuestro país? ¿Qué tajada saca de todo esto Alemania? En este post nos centraremos exclusivamente en el mercado de trabajo.

Hagamos un poco de historia: corría el año 2003 cuando el por entonces canciller alemán, Gerhard Schroeder, creyó encontrar una solución mágica para acabar con el paro alemán, disparado en aquella época. Su fórmula era muy simple: dividir el número de trabajos que había en el país entre los alemanes que estaban dispuestos a trabajar. La consecuencia inmediata de todo esto fue que se trocearon los empleos para posteriormente ser repartidos.

“Minijobs”, los llamaron algunos. Lo cierto es que estos trabajos a tiempo parcial se retribuían mediante salarios muy bajos, de 400 euros como máximo. A cambio, el empleado no pagaría impuestos y abonaría las cotizaciones sociales de forma voluntaria. ¿Era una fórmula válida para generar trabajo? Por supuesto que sí. ¿Ética? No lo creo. ¿La queremos para España? Por supuesto que no.

Pasaron los años, llovieron las críticas y llegamos a 2005: el “milagro alemán” era latente. El desempleo comenzó a precipitarse y las empresas alemanas generaron decenas de miles de puestos de trabajo hasta el punto de que hoy por hoy la tasa de desempleo alemana es una de las más bajas de toda Europa.

¿De veras quieren hacernos creer que esta es la solución a los problemas del mercado laboral español? ¿Troceamos empleos para generar trabajos precarios y mal remunerados? Señora Merkel, esta no es la solución que queremos para nuestro país. Hoy en día uno de cada cinco empleos en Alemania es un “minijob”. Nadie puede negar que los alemanes hayan conseguido reducir su tasa de desempleo pero, ¿qué me dicen de la calidad de vida de los que trabajan en ese país?

El Gobierno (o desgobierno, según se mire) de España debe apostar por fórmulas más flexibles y eficaces de contratación. En la medida de mis posibilidades y conocimientos, considero que el contrato único indefinido debería ser una de las opciones que deberíamos barajar para flexibilizar nuestro mercado laboral, además de apostar por nuevas fórmulas como el teletrabajo. Los “minijobs” de 400 euros mensuales sólo harían florecer la pobreza de nuestro país.

En El Blog Salmón | Drama nacional: 1.728.400 familias con todos sus miembros parados, Paro EPA, una depresión encabezada por Andalucía (mapa de paro por CCAA)
Imagen | No man´s land

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios