Opciones para evitar pagar el tipo marginal por las ganancias patrimoniales

Sigue a

money

Ya comentaba en su momento lo injusto de la próxima reforma fiscal en ciernes. Lo injusto y lo inútil, pues realmente, a quien iba a perjudicar era al pequeño inversor. Ahora bien, sin haberse aprobado la reforma, cabe señalar que si volvemos al marco fiscal anterior al 2006, existen opciones para evitar pagar el tipo marginal por las ganancias patrimoniales. Es más, se puede abrir una vía para, en algunos casos, generar un ahorro fiscal.

Vaya por delante que no estoy realizando asesoramiento legal-financiero-fiscal, que todo esto debe ser consultado con vuestro asesor. Tampoco os estoy recomendando que lo llevéis a cabo. Me limito a teorizar sobre posibles de economías de opción, perfectamente legales en el marco fiscal pre-2006, que posiblemente podrían ser útiles de nuevo a partir del 2013.

¿Cómo se podría evitar pagar a Hacienda el tipo marginal? Con derivados financieros. En esencia, de un modo similar a cómo cubrimos nuestra cartera cuando nos tememos una caída de los valores y es posible que no podamos estar al pie del caño para reaccionar rápido. El mecanismo concreto es vendiendo un futuro sintético, tal y como explica perfectamente Bdl333 en Buscando precios de compra.

Así, si tenemos acciones adquiridas hace menos de un año, con una plusvalía latente que nos parece suficiente, en vez de venderlas, lo que haremos será vender un futuro equivalente sobre las mismas. Este futuro, por razones operativas (garantías, financieras) será sintético, es decir, construido con dos opciones (prácticamente compensando el coste). La fecha de vencimiento de este futuro sintético debiera ser la más cercana posible después de cumplirse el año desde que compramos las acciones.

Suban o bajen las acciones, al cabo de un año las venderé, y gracias a dicha operación de ingeniería financiera obtendré neta la plusvalía que había estimado adecuada meses antes, pero con un impacto fiscal mucho menor. ¿Ocurrente? Si ¿Para todo el mundo? No. Os comento las limitaciones

  • Hay quien señala que esto es muy complicado para un inversor. Es posible, pero no para su agente de Bolsa. Es este tipo de asesoramiento el que da valor a su relación.
  • Un problema es que no se puede hacer con todos los valores o subyacentes (en España, básicamente, los de mayor capitalización)
  • Es una solución fiscal, pero no financiera. Nuestro dinero esta inmovilizado un año, con el coste de oportunidad que ello supone.

En la misma Rankia, Francisco Llinares nos propone otras alternativas con opciones y futuros para el mismo fin. Se trata de juegos de suma cero, en los que generamos minusvalías a corto para compensar con nuestras plusvalías mientras construimos ganancias a largo con un mejor trato fiscal. Repasadlo que es interesante.

Por cierto, si se calca la legislación anterior al 2006, en la que se permitía compensar las minusvalía a corto con hasta un 10% de los ingresos de rendimientos del trabajo y similares, se abre una opción la mar de jugosa para ahorrarse unos euros, usando las técnicas descritas por Llinares. Pensemos en alguien que es despedido en noviembre o diciembre y que sabe que su base imponible del año siguiente va a ser mínima en comparación con la de su último año laboral, pedazo tentación.

A ver si al final va a haber que darle las gracias a Mr. Montoro.

En El Blog Salmón | Ahorro fiscal: mecanismos alternativos ante la normativa antiaplicaciones
Más información | Jesús Encinar
Imagen | Tax Credits

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario