Compartir
Publicidad

Planes de pensiones: necesitamos un nuevo marco

Planes de pensiones: necesitamos un nuevo marco
Guardar
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con la llegada del final de año los anuncios para contratar los planes de pensiones se multiplican. Y es que es la última oportunidad que tenemos para desgravarnos algo en el IRPF. Realmente la idea de los planes de pensiones, incluso con la regulación más actual (muy criticada), es muy interesante.

Si contratamos un plan de pensiones ahora, dejamos de pagar impuestos por la cantidad depositada (con límites, por supuesto). Es decir, lo que metemos en un plan de pensiones es como si no lo hubiéramos ganado y por tanto, no pagamos impuestos por dichos ingresos. Ahora bien, a la hora de retirarlo sí que pagamos impuestos por las cantidades retiradas, es decir, se tratan las cantidades retiradas como si fueran ingresos nuevos.

La idea detrás de todo esto es que cuando nos jubilamos tenemos menos ingresos, y por tanto los impuestos que pagaremos al retirarlos serán menores que los de ahora. Además, se premia retirar el dinero de forma escalonada, en forma de renta, ya que pagaremos menos impuestos (por la progresividad del IRPF). Por tanto se incentiva el ahorro ahora para tener unos ingresos constantes en la jubilación. Al final lo que hacemos es posponer el pago de impuestos y lograr un fomento del ahorro para la jubilación.

¿Por qué digo entonces que necesitamos un nuevo marco? Porque el producto “Plan de pensiones” es un producto excesivamente cerrado. Tiene que estar calificado como tal por los bancos, y como es un producto a muy largo plazo, los bancos no lo cuidan, quitándole su atractivo.

Al final los bancos se centran en los ahorros fiscales y sablan a sus clientes por todas partes: primero, con unas comisiones muy altas; segundo, con unas inversiones no muy buenas (la rentabilidad es baja). El OCU, por ejemplo, recomienda no contratarlos. Y tiene razón, en general los anuncios de los planes de pensiones se centran en las ventajas fiscales, no en la rentabilidad que aportan.

¿Qué podemos hacer para mejorar esto? Es bastante fácil: flexibilizar la calificación de plan de pensiones a un conjunto de productos de pensiones. Lo usuarios tendrían una cuenta “plan de pensiones” y podrían contratar cualquier producto financiero que existiera en la entidad, desde depósitos, fondos de inversión hasta acciones o bonos del Estado. Sólo dos reglas: todo lo que se meta en este conjunto tendría ventajas fiscales similares a las actuales y no se podría tocar el dinero metido ahí so pena de penalización. Es más, el concepto podría ser multi-entidad y que ni siquiera el banco supiera si dichas inversiones pertenecen o no a un “plan de pensiones”, sólo los particulares y Hacienda.

Es un modelo parecido al que existe en EEUU y me parece el adecuado. Cada cual puede contratar el producto que desee, dentro de un marco fiscal enfocado al ahorro. Los más conservadores podrían contratar depósitos o bonos (si es que en estos tiempos podemos hablar de estas opciones como libres de riesgos) y los más arriesgados o jóvenes acciones.

En El Blog Salmón | ¿Qué es un plan de pensiones?, Más liquidez para los planes de pensiones de los parados
Imagen | Nuria_ con copyright y autorización expresa de uso exclusivamente para El Blog Salmón

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos