2013: año cero para la Obra Social de las Cajas

Sigue a

En un principio fue la crisis financiero-inmobiliaria, luego la económica, y ahora el plan de reforma del sector financiero impulsado por el Ministro de Guindos. Mucho me temo que todo ello nos va a llevar en el 2013 al fin de las Obras Sociales de las Cajas, al menos tal y como las conocemos. Con independencia de la valoración que tengamos de la gestión y finalidad de las Cajas, tengo la sensación de que la opinión pública desconoce lo que se le viene encima a corto plazo.

Posiblemente esto se deba al analfabetismo financiero imperante en la sociedad española. No le vendría mal saber a Juan Español qué es eso de la Obra Social, cómo se dota, de qué cantidades hablamos y en qué consiste la esencia del problema que va acabar afectando a más de uno. A muchos más de uno.

Las Cajas están configuradas como una suerte de fundaciones. Hasta la bancarización de las mismas, desempeñaban una doble actividad, la bancaria y la de obra social, nutriéndose esta última de los beneficios de las mismas. Las Cajas estaban obligadas a dotar un mínimo del 50% a reservas y el resto era lo que se podía dedicar a Obra Social. En 2010, ultimo año con datos disponibles, ese porcentaje fue del 28% del beneficio neto. En euros estamos hablando de unos 875 millones de dividendo social. Porcentualmente es algo más que en el 2009, pero es que se año fueron 1.100 millones (300 evaporados en tan solo un año)

Sin embargo, las Cajas se rascaron el bolsillo y aportaron a la Obra Social un total de 1.358 millones. Esta partida se complementó con 103 millones de euros de subvenciones públicas y rendimientos del patrimonio de la Obra Social, lo que configuró una inversión total de 1.462 millones de euros. Conviene señalar la absoluta dependencia de la Obra Social respecto de la actividad financiera. Más del 50% de la inversión se deriva de los resultados del ejercicio.

¿Y en qué se materializó dicha inversión? Un 46% en actividades sociales y sanitarias, un 31% en actividades de cultura y tiempo libre, un 16% en Educación e Investigación y un 7% en protección del Patrimonio Histórico-artístico y cultural. Estamos hablando, si se sacan las cuentas, de un auténtico chorro de recursos, que che palidecer cualquier tipo de mecenazgo, becas o demás actividades de la banca privado y por descontado de cualquier empresa no financiera, lo que es lógico tendiendo en cuenta que la Obras Social es la razón de ser de las Cajas.

El problema es que si no hay beneficios no se va a dar ese dividendo social. Es más que probable que la obligación de dotar contra la cuenta de resultados las provisiones de De Guindos lleven a perdidas a la inmensa mayoría de los Bancos de las Cajas. Esto supondrá que no pueden dotar a la Obra Social nada con cargo a beneficios del 2012. Y difícilmente podrán tampoco tirar de otro patrimonio por las necesidades de liquidez/capitalización. Si a eso lo unimos la bajísima capacidad de generación de recursos de las propias Obras Sociales el panorama resulta dantesco.

¿Qué nos espera? Supongo que una venta masiva de inmovilizado de la obra social, serios problemas con los beneficiarios de la misma (algunos de los cuales serán por primer vez conscientes de hasta que punto costaba el servicio que se les proporcionaba) y el incremento de la llamada Obra social en colaboración, es decir, la gestionada por terceros y no por la propia OS, en cuya actividad podrían colaborar además vía financiación.

Nada volverá a ser como era. Si las Cajas no pueden cumplir su fin social la bancarización no supondrá más que un paso intermedio en su segura desaparición. Y es que es el futuro que le espera a una institución no funcional.

Más información | Memoria sobre la Obra Social de las Cajas en 2010
En El Blog Salmón | ¿En qué gastan el dinero las Obras Sociales de las Cajas de Ahorro?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios