Compartir
Publicidad

Ah pero ¿las autovías hay que pagarlas?

Ah pero ¿las autovías hay que pagarlas?
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy, en Motorpasion han escrito un artículo bastante extenso sobre el peaje en la sombra en las autovías madrileñas a raíz de las declaraciones de Esperanza Aguirre sobre la puesta en marcha de un sistema de peajes para las autovías de la comunidad. El caso es que en el fondo de todo esto nos encontramos con que las autovías hay que pagarlas, tema que parece ser que a muchos usuarios y ciudadanos se les olvida.

Normalmente la financiación de infraestructuras se suele hacer mediante financiación pública. Este sistema es el habitual, necesitamos construir un colegio, un hospital o una autovía y bien se destinan fondos de la partida de presupuestos del organismo que lo ponga en marcha o bien se hacen operaciones de financiación, ya sea mediante deuda pública o mediante financiación bancaria. Aquí pagan los contribuyentes, bien en el ejercicio en curso si se realiza mediante detracción de presupuestos, bien en ejercicios futuros también vía presupuestos. El otro sistema, se recurre a la financiación privada, se da la concesión de la explotación durante un determinado periodo y se paga un canon por uso. Aquí también la pagan todos los ciudadanos desde los presupuestos en ejercicios futuros. La vía intermedia, el pago por uso, para asumir los costes de mantenimiento e incluso costes parciales de ejecución.

Los peajes en la sombra, el problema de la cuantificación futura

El sistema de peajes en la sombra tiene un grupo de detractores importante que estiman que a largo plazo el coste que sufraga la administración es mucho más elevado que el coste real de la infraestructura. Aquí, depende de múltiples factores dado que dichos costes se ajustan en función de la capacidad de uso de la vía. Si las previsiones de uso se quedaron por debajo del uso real, la administración puede pagar más; si ocurre lo contrario, las empresas que sufragan el invento, pierden dinero. Al final, estas pérdidas se cubren también por la administración pública, tal y como está pasando por ejemplo con las autopistas radiales de Madrid y las diferencias en los costes de expropiación de los terrenos.

El sistema de financiación directa tiene uns problemas importantes a efectos de las cuentas públicas. Fundamentalmente, la carga financiera que asume la administración en el momento de la construcción y la imprevisión futura que tenemos para asumir dicha carga financiera. En el caso de que recurramos a la financiación directa mediante presupuestos, dinero que se destine a infraestructuras no se destina a otros fines, salvo que se libren subidas temporales de impuestos o bien se libren tasas específicas para la construcción de las infraestructuras.

Como vemos, el debate que se olvida muchas veces es que pagar en presupuestos también es pagar y en algunos casos, parece que la opción viable es no pagar directamente nada, como parece que ocurre con las autovías madrileñas con los peajes en la sombra.

En El Blog Salmón | Vienen los peajes, Demasiadas infraestructuras Imagen | Comunidad de Madrid

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
El futuro del trabajo

Ver más artículos